La industria de la maquinaria, en alerta por pedido de aumento de los salarios

Desde el sector, que acusa caídas en las ventas de hasta el 80%, se rechazó enérgicamente la medida dispuesta por el Ministerio del Trabajo. Se trata de 22 millones de pesos, que los industriales dicen no poder abonar
Es conocido que el sector de maquinaria agrícola atraviesa una grave crisis, producto de la significativa caída en las ventas que viene registrando desde el año pasado. Teniendo en cuenta que tanto el Gobierno nacional como provincial impulsaron medidas para intentar incentivar la comercialización (uno mediante créditos blandos otorgados por el Banco Nación, otro con un subsidio directo sobre el importe de venta), la intención de PUNTAL VILLA MARÍA es indagar sobre la eficacia de dichas herramientas y los motivos por los cuales desde la industria se habla de la necesidad de un salvataje hacia el sector.

Pero apenas comenzó el diálogo con José María Alustiza, presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), el dirigente planteó otras urgencias. Es que una medida que obliga a un pago a cuenta de futuros aumentos a los empleados, que debe concretarse esta misma semana, generó el reclamo de los industriales.

"Ahora tenemos otro problema grave, que recién aparece. El Ministerio de Trabajo acaba de publicar la Resolución 722, que declara la conciliación obligatoria y fija en forma inédita en su artículo 5 -porque nunca lo ha hecho en una convocatoria de esta naturaleza- un aumento salarial de 500 pesos, que se deben abonar el 26 de junio a cuenta de la negociación salarial. En la situación que está la maquinaria agrícola, y nosotros ya lo hemos planteado en ADIMRA (Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina) y en todos los foros, no podemos pagar un aumento. Pero el tema es que lo fijó una resolución del Ministerio de Trabajo".

El industrial señaló que "esto agrava aún más la situación del sector y estamos peleando; hemos enviado notas al Ministerio de Trabajo, al de Producción y a otras áreas planteando enérgicamente la queja, porque materialmente es imposible asumir esto ahora. La semana que viene (por ésta que hoy se inicia) vamos a ver qué pasa, pero maquinaria agrícola si bien reconoce que es justo el aumento, porque el salario se ha quedado, lamentablemente no lo puede pagar".

"La situación del sector es cada vez más complicada -continuó- y con un aumento salarial de este tipo los industriales están desesperados porque sinceramente no se puede cumplir. Estamos esperando y pidiendo algún tipo de solución o subsidio para pagar los 500 pesos, porque esto directamente no lo podemos asumir".

Se mantiene la crisis en el sector

Luego del reclamo planteado, el diálogo fue hacia la situación de mercado, más allá de las cuestiones salariales.

- ¿Sigue en terapia intensiva la industria de la maquinaria agrícola?

- Sí, sigue todo más o menos como antes. Estamos trabajando sobre posibilidades de exportaciones, conversando sobre algunos proyectos de créditos a través de la ANSES, pero la situación no ha cambiado, al contrario.

- ¿No tuvieron impacto los créditos del Banco Nación?

- Sí, nos permitieron mantenernos austeramente. Se movilizó un poco el mercado con eso. Si bien fue insignificante en los números globales, como se trata de un crédito muy ventajoso para el productor, porque no hay tasas del 8% en el mercado, nos ayudó. Los créditos siguen funcionando hasta el 30 de agosto. La financiación está saliendo, con toda la parsimonia y los requisitos de la entidad, y ayudaron a hacer muchas operaciones dentro de lo que es un contexto de crisis. Estamos en un momento en que no se vende ni una tuerca y por lo menos con esto pudimos hacer algunas ventas, pero ahora estamos sorprendidos con este aumento salarial.

- ¿Implica una erogación muy importante?

- Son 22 millones de pesos. Los industriales están desesperados. Mi teléfono desde ayer no para de sonar, me llama todo el mundo por esto.

- ¿En qué porcentaje se cayó la venta?

- Está muy baja. Si en el primer trimestre del año estábamos entre el 80 y el 90, ahora debemos andar entre un 75 y 80%. Es extremadamente baja. La leve mejoría se dio por dos factores: el crédito del Banco Nación y porque los industriales están vendiendo por debajo del costo para mantener las fuentes laborales y la puerta abierta. Ya hay una empresa en Rosario, Templar, que se presentó en convocatoria. Y hay varias firmas que están amenazando con no continuar, porque es imposible seguir con estas condiciones. Lo lamentable es que se trata de gente del interior; es capital argentino. Acá no hay empresas multinacionales, sino que se trata de empresas argentinas en su totalidad.

Piden suspensión de impuestos y

amortización acelerada

- ¿Qué le solicitan al Gobierno cuando hablan de salvataje del sector?

- Queremos que así como al campo le dieron la suspensión del pago de impuestos, que hagan lo mismo con nosotros, que no lo podemos pagar tampoco. Y por otro lado pedimos alguna medida fiscal para el agro; pero ahí chocamos porque para el gobierno esa es mala palabra. Nosotros tenemos que incentivar a nuestros clientes para que muevan el mercado; y el único cliente que tenemos es el agro, la gente de campo, pero el gobierno no quiere saber nada con ellos. Ese es el gran problema.

- ¿Una propuesta es eliminar las retenciones a la soja para la adquisición de maquinaria?

- Es una idea; la otra es una ley de amortización acelerada, que la hemos explicado muchas veces y permite a los productores que en lugar de pagar el impuesto a las ganancias compre una maquinaria agrícola; o que el gobierno se haga cargo de algún descuento como hizo el gobierno de Córdoba, que se hizo cargo del 10% del valor de la maquinaria. Esas serían medidas que a nosotros nos permitirían ponernos un poco en marcha, porque acá estamos en una faz terminal.

- ¿Sirve la medida de Córdoba?

- Fue muy buena, circunscripta obviamente a esa provincia. Generó también algunos celos de industriales de otras provincias. Nosotros en ese sentido lo felicitamos al gobernador, fue muy inteligente, muy creativo, con una medida que sirvió para impulsar algunas ventas ya que tiene el 10% de descuento que paga la Provincia; sumado a eso el crédito del Banco Nación, hizo que alguna gente se lanzara a comprar algunas máquinas. Estas son las medidas que necesitamos, en esa dirección.

Esperanzas de un

acuerdo con el campo

- ¿Cambiará algo el horizonte del sector luego de las elecciones?

- Tenemos esperanzas de que haya un cambio; no nos interesa quién gane las elecciones, sino que haya un acuerdo con el campo. Si esto se materializa terminamos nuestras penurias. Si se acuerda una política agraria que les permita vender los granos, que no tengan trabas para exportar y demás, nosotros estaríamos de nuevo funcionando. Lo que nos interesa más allá del resultado es que haya una verdadera política agraria, diálogo y debate. Momentáneamente está todo parado, estamos viviendo por ahora exclusivamente para las elecciones.

- ¿Qué pasa con el famoso bono del 14%?

- Algo mejoró. Con todos los reclamos que hemos hecho se aceleró un poco la entrega, pero no es ninguna panacea. Ha mejorado, es importante reconocerlo, pero falta mucho y seguimos con problemas. Nosotros dependemos del campo. Si el campo no tiene solución, nosotros tampoco.

Comentá la nota