La industria no logra repuntar

El dato positivo es que la baja fue menor que en meses previos y el análisis intermensual mostró la segunda suba consecutiva. De esta forma, a pesar de subsistir un nivel de actividad menor al de 2008, la tendencia es al alza.
La actividad industrial cayó en septiembre 0,5 por ciento, respecto del mismo mes del año pasado, según informó el Indec. Sin embargo, la baja es menor que en meses previos y el análisis intermensual muestra la segunda suba consecutiva. De esta forma, a pesar de subsistir un nivel de actividad menor al de 2008, la tendencia es levemente al alza. Según las estimaciones privadas, esto se intensificaría en el último trimestre del año. Como las próximas comparaciones interanuales se realizarán respecto del período en que comenzó la crisis, el año podría cerrar con valores interanuales positivos.

El impacto de la crisis internacional sobre una economía cuyo crecimiento ya se venía debilitando fue más fuerte para la industria que para los servicios. En los primeros nueve meses del año, la baja acumulada en la actividad industrial llegó a 1,3, un promedio bastante peor que el último registro mensual, que igual marcó una merma de 0,5 en septiembre. Esto supone una mejora marginal. Además, en el tercer trimestre, el alza con respecto al período abril-junio fue de 0,9 por ciento.

"Se está recortando la caída interanual, y en el margen ya hay crecimiento. El desplome que se había producido en bienes durables se está recuperando", señaló a Página/12 Marina Dal Poggeto, directora del Estudio Bein. La economista resaltó el dato de las industrias metálicas básicas, que cayeron 16 por ciento en el mes, pero representa una recuperación frente a la baja del acumulado del año de 27,3 por ciento. A pesar de la mejora relativa, este sector, junto al automotor (-11,5 frente a septiembre de 2008), impulsó la baja general del índice de 0,5. En cambio, los productos químicos, de caucho y plástico subieron 9,1 en la comparación anual. En la industria petrolera, la merma fue alta (-15,7 frente a septiembre de 2008), aunque estuvo influenciada por los conflictos laborales del sector.

Como ya es usual, los datos privados discrepan de las cifras oficiales. "Estimamos que la baja interanual fue del 2,5 en el mes", aseguró Dal Poggeto. Pero hay coincidencia en la tendencia alcista. Incluso desde FIEL, consultora que frecuentemente publica los datos más pesimistas, indicaron fuertes subas, del 3,2 mensual y 4,7 en el trimestre frente al período anterior, ambas con estacionalidad.

Según explica Dal Poggeto, la situación industrial no está teniendo impacto en el empleo. "Así como los despidos no fueron masivos, los leves signos de recuperación no presentan contrataciones". En efecto, según la encuesta cualitativa del Indec, el 90,2 no advierte cambios en la dotación de personal para el último trimestre con respecto al anterior.

Un sector que tiene fuerte componente laboral es el textil, que muestra una suba interanual del 5,8 y mensualmente de 3,3. Al ser consultado por Página/12 Mariano Kestelboim, economista jefe de la Fundación ProTejer, marcó los factores principales que explican este desempeño. "La aplicación de licencias no automáticas de importación brinda a los fabricantes una buena señal de que el mercado no se va a inundar de productos importados. También fue favorable la apreciación del real, que ha permitido ganar competitividad."

En efecto, un factor que está influyendo en los síntomas de recuperación es el buen desempeño de Brasil, el principal socio comercial del país. Un sector beneficiado es el automotor, que en el mes presenta bajas muy por debajo del promedio del año. La caída en esta rama industrial fue del 11,5 interanual, pero en el acumulado la merma fue de 23,6. De hecho, según datos de Adefa (Asociación de Fábricas de Automotores de Argentina), las exportaciones (que en su gran mayoría tienen destino brasileño) han aumentado un 25 por ciento frente al mes pasado. Según la entidad, el 66,8 por ciento de la producción del sector se destina a la exportación.

Además, se registró el mayor uso de la capacidad instalada en el año, que se ubicó en un 78,4 por ciento. Según la encuesta del Indec, el 66 por ciento de los empresarios no prevé cambios en la demanda interna para el último trimestre, mientras que el 19,8 estima una baja y el 14,3 un alza.

Comentá la nota