La industria de juicios laborales denuncian en Las Breñas.

La industria de juicios laborales denuncian en Las Breñas.
LAS BREÑAS: La industria del juicio está presente en nuestro país y fue avanzando desde Buenos Aires hacia las provincias del interior argentino. Hubo la época de la mala praxis; de los accidentes de tránsito inventados y ahora como hace varios años atrás en otros centros del país particularmente los de la Pampa Húmeda, se instaló en el Chaco la industria de la hipoacusia (sordera - pérdida del sentido del oído).
Esto fue denunciado y alertado por Luis Carrió y Marcelo Zamudio, gerente zonal de Chaco y Corrientes y asesor capacitador, respectivamente de la ART La Segunda, en una reunión realizada el miércoles pasado en la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Las Breñas, ya que son 1.070 hasta la fecha las denuncias ante las ART de casos de hipoacúsicos por pseudos accidentes laborales que reclaman indemnización. Este cifra escandalosa es harto elocuente que detrás de ella existe una planificación premeditada a cargo de estudios jurídicos que impulsan este tipo de presentación prefabricada dado que lógicamente hay que probarlo pero es muy difícil que existan tantos accidentes de este tipo especialmente a los rubros y ámbitos que se circunscriben la gran mayoría de ellos: municipalidades, cooperativas, desmotadoras y empresas constructoras.

A manera de ilustración, Carrió historió lo que ya sucedió con una situación similar en la década de 1990 en la que fueron muy afectadas ciudades agroindustriales como Las Parejas, en Santa Fe, en la que debido a las demandas civiles por numerosos casos de hipoacusia, una gran cantidad de empresas de implementos agrícolas quebraron porque no pudieron responder a las demandas, o el caso de la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez, cercana a Rosario que por la misma razón por no poder abordar los juicios cayó en cesación de pagos y finalizó con una pueblada en cuyo salvataje tuvieron que intervenir los gobiernos de la provincia y nacional. El gerente zonal de La Segunda explicó que el problema no es con las ART por que estas están cubiertas ya que para las indemnizaciones ellas solo abonan una parte, corriendo la otra a cargo de un fondo fiduciario creado para ello integrado con 60 centavos por obrero y por mes que se aporta para ese fin. El problema es que seguramente por no sentirse conformes con este cobro los denunciantes ya indemnizados apelen al juicio civil que recae sobre el empleador y que es donde los abogados obtienen sus ganancias, y ante la gran cantidad de demandas resultan imposibles de pagar como los casos de las ciudades santafesinas.

Para tener una idea de esto la Municipalidad de Villa Angela tiene de sus obreros 148 denuncias que significan la misma cantidad de futuros juicios por un monto de $31.080.000. La Municipalidad de Charata, 62 denuncias lo que equivaldría a $13.020.000 de demandas, y la de Las Breñas 34 casos cuyas demandas ascenderían a $7.140.000, lo que significará la quiebra de municipalidades, cooperativas y desmotadoras por juicios de accidentes inexistentes, inventados. Para padecer una hipoacusia hay que estar expuesto durante 4 horas diarias a 85 decibeles que lo producen la marcha de un tractor, de una desmalezadora u otros motores similares, pero lo extraño que las denuncias las realizan empleados administrativos, del cementerio y en Villa Ángela hasta el sereno del campo santo.

Otras de las cosas que llamó la atención dijo Carrió, que todas las denuncias de obreros municipales de Villa Ángela y Las Breñas que por tener una misma dirección suponían pertenecer a un complejo habitacional de municipales resultó ser la de un estudio jurídico de Villa Ángela, al igual que las de Resistencia tienen otra dirección común de otro estudio jurídico.

El modus operandi de quienes están involucrados en esto explicó- llegan a los corralones municipales o cooperativas, piden para hablar con los obreros a los que les dicen que representan a una consultora encargada en cobrar fondos que les corresponden que no los percibieron desde el gobierno de Menem y que ellos con la firma de un poder se lo pueden hacer efectivo. Una vez firmado el poder luego es utilizado para fraguar las denuncias por accidentes de trabajo. Luis Carrió recomendó que los empleados estén alertas ante este tipo de propuesta y si ya formalizaron la denuncia por una falsa hipoacusia, recomiendan mediante carta documento dirigida a la ART que corresponda dejarla sin efecto así se evita la junta médica y todo el proceso que continúa, evitando especialmente el futuro perjuicio contra el empleador, llámese municipalidad, desmotadora, cooperativa, o empresa constructora. En la década de 1990 se registraban 50.000 denuncias lo que equivalía a un negocio de 11.000 millones de pesos, en la prospectiva del presente año ya se estaría alcanzando en todo el país los 49.000 casos.

Comentá la nota