La industria fueguina frente a la crisis internacional

La palabra incertidumbre se ha impuesto en el ámbito de las industrias locales. Pero la realidad indica que la crisis internacional ya comienza a sentirse en Tierra del Fuego. Al menos una empresa electrónica decidió dar «vacaciones» de un mes a sus empleados por falta de producción. El ministro de Trabajo de la provincia, Marcelo Echazú, participó junto a sus pares de todo el país de un encuentro para «prever medidas ante los impactos». AFARTE manifestó su preocupación. Y desde el gremio metalúrgico se declararon en estado de «sesión permanente», reclaman «estabilidad laboral y salarios justos».
Paulatinamente, la expansión de la crisis financiera internacional comenzó a erosionar la performance de algunas industrias locales. Ejemplo de ello es que algunas empresas ya comenzaron a dar unas «vacaciones» a sus empleados.

El ministro de Trabajo Marcelo Echazú participó junto a sus pares de otras provincias del país, de la reunión con el titular de la cartera laboral de la Nación, Carlos Tomada, realizado en Santa Fe. En el encuentro se analizó la situación actual a nivel nacional y mundial para ir previendo algunas medidas ante el posible impacto que pueda tener la crisis que se vive en el país.

Para el funcionario «aún no se saben cuáles pueden llegar a ser los efectos de la crisis financiera mundial». Consideró por tanto que «en materia de empleo sentiremos algún impacto, pero la estrategia a nivel nacional, y también en nuestra provincia, tiene que apuntar a preservar el nivel de las fuentes de empleo».

En ese sentido, dijo que «se estuvieron analizando algunas de líneas de acción dentro de las normativas existentes, fundamentalmente la autorización de los procedimientos preventivos de crisis, que es un procedimiento legal que está previsto desde la década del ’90, con algunos decretos reglamentarios».

Manifestó que en Tierra del Fuego «de hecho ya los estamos aplicando con una serie de empresas, sobre todo del ramo textil y plástico de la ciudad de Río Grande».

Sin embargo, la preocupación es creciente tanto para la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE) como para el gremio metalúrgico, que ya se declaró en estado de sesión permanente reclamando estabilidad laboral.

«Hay una fuerte preocupación del mantenimiento de las fuentes de trabajo. Si no se corrigen las perspectivas, hay amenazas en este sentido», advirtió Alejandro Mayoral, presidente de AFARTE.

En este sentido, desde el organismo observan algunas posibles perspectivas. «Si se corrigen los impuestos se podrían reactivar líneas suspendidas como las de celulares, pero todo esto depende de Nación», observó.

Mayoral consideró que «lo que podría contribuir a nivel provincial es la reducción de la tasa de inspección», agregando que «también se podría trabajar junto a los sindicatos y no estar enfrentados, para mejorar el clima y lograr juntos que salgan estas medidas».

«Creo que el tipo de cambio debería mantenerse competitivo, no devaluar a los efectos de paliar esta situación de devaluación de otra manera, manteniendo la paridad que existía antes de la crisis», sostuvo.

Y agregó que «lo que está a nuestro alcance solicitar son las medidas de administración de comercio como la modificación de impuestos internos o en Tierra del Fuego la reducción de la tasa de inspección que hoy está en el 2% y en su momento era del 0,5. O las medidas de salvaguarda».

Qué pasa en las empresas

La primera medida la tomó la empresa electrónica Famar, que ya decidió dar unas «vacaciones» de un mes a 150 de sus más de 400 empleados con el salario garantizado durante todo noviembre.

La firma reunió a los trabajadores para advertir la «difícil situación» por la que atraviesan con una significativa baja en los pedidos de producción desde el exterior.

Desde el gremio metalúrgico también se manifestaron al respecto. El Congreso Provincial de Delegados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) resolvió ratificar todos los puntos del reclamo que están llevando adelante. Con una situación cada vez más crítica respecto a la situación en las fábricas radicadas en la provincia, como consecuencia de la crisis financiera internacional que amenaza con bajar las producciones por una merma en el nivel de consumo.

Los representantes gremiales, en tal sentido, plantearon su reclamo por «estabilidad laboral» y «salarios justos», junto con «condiciones dignas de trabajo». Sin embargo ante el cuadro crítico que se teme para el 2009 el gremio se declaró en toda la provincia en «estado de sesión permanente».

Al congreso asistieron delegados de planta fabriles de ambas ciudades, donde se emitió una resolución que ratifica todos y cada uno de los reclamos que desde el sector se vienen manteniendo, en éste último tiempo.

Dicha resolución establece además la necesidad de garantizar «la libre discusión en paritarias». De igual modo manifestaron «la decisión de defender incondicionalmente nuestra obra social y nuestra organización sindical».

Comentá la nota