La industria del GNC se defiende

La Cámara Argentina rechaza la iniciativa que estudia la Nación para desalentar el uso del gas en vehículos particulares, apoyada por Neuquén.

Asegura que el sector del GNC es el "árbitro" entre las grandes empresas del mercado de los combustibles y los consumidores.

Neuquén > Mientras el gobierno nacional y las provincias petroleras analizan una segmentación del consumo del GNC para desalentar la demanda y redireccionar el gas hacia las industrias, hogares y generación térmica para evitar que crezcan las importaciones, desde la Cámara Argentina de GNC aseguran que son el "árbitro" entre las grandes empresas del mercado de los combustibles y los consumidores.

Además, redoblan la apuesta: aseguran que el uso del GNC se debe ampliar hacia el transporte de cargas y los ómnibus.

Semanas atrás, el gobernador Jorge Sapag señaló que se estudia la segmentación del GNC, por la cual se privilegiará el transporte público y se cobrará más caro a los usuarios particulares. Adelantó que se implementaría "un sistema tecnológico de chips de manera que tenga un precio distinto para quien tiene una camioneta 4x4 o para quien tiene un taxi".

La posición de Sapag también es compartida por especialistas de la industria y referentes de las petroleras. Sucede que Argentina, con más de 1.600 estaciones de carga y 1.750.000 vehículos a GNC, tiene el parque automotor a gas más grande del mundo, en tiempos que el fluido escasea y debe importarse desde Bolivia y mediante barcos metaneros a precios muchos más altos que los del mercado interno.

Ese fluido representa alrededor del 15 por ciento del combustible que se consume en el país. Además, más del 93 por ciento de los automóviles que funcionan a gas son particulares.

Reemplazo

Sin embargo, la Cámara Argentina de GNC asegura que el desarrollo del consumo del gas "abre horizontes de exportación estratégicos para nuestra economía tanto en materia petrolera al permitir saldos exportables en la medida de la sustitución de combustibles líquidos, como en Productos de la Industria GNC".

Para la cámara empresarial, el estímulo a ese sector permitiría reemplazar las naftas y gasoil por el gas, combustible más "limpio" y más barato, y permitiría exportar petróleo y sus derivados. Pero la escasez de gas en el país es alarmante: quedan reservas para unos seis años a los actuales niveles de consumo, esquema de precios y políticas.

La Cámara señala que el sector es "un competidor en el mercado de los combustibles en el que la hegemonía dominante es del oligopolio petrolero que en nuestro país pertenece al dominio privado". Por eso, la Cámara indica que el desaliento del uso del GNC se debe al "lobby petrolero".

Además, indica que el gas natural comprimido es una herramienta anti inflacionaria ante los precios del petróleo.

El CEO de la petrolera Entre Lomas, Oscar Vicente, asegura que "al gas habría que reservarlo para los taxis, el transporte público, para la petroquímica, para la generación de energía eléctrica y no usar gas natural comprimido para los autos privados".

Comentá la nota