La industria y la construcción pierden 103 mil puestos de trabajo en un año

Según el INDEC, la destrucción de trabajo fue más fuerte en el sector fabril.
Aunque la mayoría de los economistas y empresarios señalan que ven ciertos signos de reactivación en la economía, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos aún muestran el impacto de la crisis que parece estar cediendo. Ayer el INDEC informó que se destruyeron más de 103.000 empleos durante el último año. El desplome se produjo en la industria y la construcción, dos de los sectores que generan mano de obra y tienen mucho peso en el PBI.

Para las bases de datos oficiales, el cierre del tercer trimestre de 2009 (que mide el período entre julio y septiembre) marca una caída del 5,4% en el empleo de la industria. En el mismo período de 2008, había 1.194.000 empleados en blanco dedicados a la producción fabril. Pero el relevamiento correspondiente al tercer trimestre de este año, arroja que hay 1.130.00 trabajadores en esa condición. Eso muestra que hay 64.000 personas que perdieron su trabajo.

En la construcción, también hubo una merma significativa de 39.000 puestos de trabajo. El INDEC contó 383.157 personas cuyo trabajo tiene alguna relación con el sector de la construcción al final del segundo trimestre del año (entre abril y junio). Hace un año, había 422.183 personas con vínculo laboral a los andamios, el cemento y los edificios, de acuerdo con el padrón que mide la cantidad de aportantes al sistema de jubilaciones y pensiones.

Aunque todavía no están los datos correspondientes a empleo del sector para los meses recientes, es probable que la destrucción de empleo se haya profundizado en el período. Es que la actividad cayó todos los meses desde junio a esta parte: retrocedió 7,2% en julio, 3,2% en agosto y 1,8% en septiembre. En ese escenario de contracción, es casi imposible que se haya logrado alguna clase de suba en la demanda de mano de obra.

El transporte de carga, que suele ser un indicador muy seguido por los economistas, muestra un retroceso del 9,7% en este período. Si bien el consumo general de servicios públicos subió un 7,6% en septiembre, el avance se da por el lado de telefonía celular, que creció 22,4% en el tercer trimestre. Esto alienta a las compañías del sector a subir las tarifas entre 5% y 22%, tal como adelantó Clarín en su edición de ayer.

La demanda de energía eléctrica experimentó una caída interanual del 3,6%. Y otros servicios públicos también conocieron número rojos: cayó la cantidad de pasajeros transportados en trenes (-2,8%) y, a los subtes y colectivos, se subieron 3% menos de personas.

Comentá la nota