"La industria de la construcción muestra signos de estancamiento"

Los empresarios del sector piden políticas que ayuden a Mar del Plata a ser competitiva frente a otras ciudades. Consideran fundamental la reforma del COT.

Los representantes de las distintas cámaras marplatenses de la construcción reconocieron que el sector "no está atravesando por un buen momento" y consideraron necesario que el Estado municipal genere políticas que sirvan para atraer proyectos de inversión que hoy están siendo canalizados hacia otras ciudades.

Tanto Patricio Gerbi -presidente de la Cámara Argentina de la Construcción- como Norberto Cánepa -titular del Centro de Constructores y Anexos- adelantaron a LA CAPITAL las posiciones que adoptarían en caso de que el intendente Gustavo Pulti concrete la convocatoria a una mesa de diálogo que anunció ayer a través de este medio.

"Mar del Plata necesita un conjunto de normas que la diferencien de otras ciudades, dentro de las cuales se debe contemplar brindar equidad tributaria a las unidades de la construcción que se encuentren en stock para la venta" explicó Cánepa, quien no obstante precisó que esto debe articularse con "la promoción turística y la difusión de los atributos urbanísticos, ambientales y económicos/ productivos de la ciudad".

Por su parte Gerbi consideró necesario "definir áreas de desarrollo inmobiliario, turístico, industrial y comercial, entre otros, con indicadores que atraigan a los inversores que hoy están siendo captados por otros polos de desarrollo urbanístico en el país y en países vecinos, lo cual ayudaría a generar e impulsar nuevos emprendimientos que hoy se encuentran retraídos".

La situación del mercado

"La construcción no atraviesa uno de sus mejores momentos", afirmó Cánepa al pedírsele una descripción de la situación actual de la industria de la construcción. "Hay desarrollos privados que se están terminando pero no se reponen en la misma magnitud y si bien se han iniciado algunos proyectos estos son de menor escala", añadió.

Para fundamentar esta posición Cánepa apeló a los permisos de obras privadas otorgados por el Municipio en los últimos veinte años. "Se puede observar cómo éstos han ido cayendo en forma sistemática a pesar de algunos períodos, de dos o tres años, los cuales han sido buenos, pero sin alcanzar nunca las cifras de la década de ochenta y mucho menos a las del sesenta y setenta" reflexionó.

Mar del Plata también pierde en la comparación con otras ciudades, según el titular del Centro de Constructores. "Ante esta situación cabe preguntarse qué estamos haciendo mal o qué es lo que nos falta para poder seducir a los inversores que hoy, ante una situación económica que no es favorable, continúan invirtiendo en ciudades como Rosario o Córdoba y no en Mar del Plata con la enorme potencialidad que ésta tiene" reflexionó Cánepa.

Por su parte Gerbi afirmó que "el escenario de la actividad de la industria de la construcción en Mar del Plata muestra signos de estancamiento, con una perspectiva de desaceleración de la actividad producto de la retracción en el inicio de nuevos emprendimientos inmobiliarios".

Según el dirigente, por el momento esta situación no se ha reflejado en una baja importante del empleo del sector "debido a grandes emprendimientos en fase de construcción (como el Gran Hotel Provincial, la Estación Terminal de Omnibus o planes de viviendas), la alta actividad en planes de obra pública tanto en la ciudad como en localidades vecinas y a que aún se encuentran en proceso de construcción de una buena cantidad de emprendimientos inmobiliarios, comerciales e industriales" pero advirtió que esta situación podría cambiar "en breve" si no se toman las medidas adecuadas.

Algunas propuestas

Consultados sobre cuáles deberían ser dichas medidas, tanto Cánepa como Gerbi coincidieron en la necesidad de generar una política de Estado que sirva para atraer inversiones.

"Creemos que es fundamental crear las condiciones para atraer proyectos de inversión a partir de la generación de políticas de Estado alcanzadas con el consenso de todos los sectores de la ciudad, con normas claras que brinden seguridad jurídica y certidumbre en el largo plazo que sean percibidas por el inversor", reflexionó Cánepa.

En este marco, el dirigente afirmó que una de las medidas necesarias es la reforma del COT. "Debe ser un código realista, que le dé previsibilidad al inversor y que no dé lugar a diferentes interpretaciones, pero dejando lugares donde construir" afirmó el dirigente.

Añadió que la reforma de la norma "debe contemplar las áreas donde se pueda expandir la ciudad con nuevos desarrollos" y que esto "debe surgir de un trabajo técnico y del consenso de diferentes sectores".

En este contexto Cánepa aclaró que el Centro tiene "una total coincidencia con las autoridades municipales en la postura que han mantenido sobre la necesidad imperiosa de modificar esta normativa para terminar con las excepciones" y advirtió que "es difícil imaginarse inversores con proyectos importantes que estén esperando la aprobación del mismo por excepción con el plazo y riesgo que esto implica".

El titular del Centro también consideró necesario lograr "un conjunto de normas que nos diferencien de otras ciudades, dentro de las cuales se debe contemplar el de brindar equidad tributaria a las unidades de la construcción que se encuentren en stock para la venta".

No obstante estas posiciones, Cánepa advirtió que "es imprescindible trabajar en el reposicionamiento de Mar del Plata como una plaza atractiva para las inversiones inmobiliarias, ya que no basta con adecuar la normativa a los requerimientos de consumidores cada vez más exigentes: también hay que estimular la demanda tal como se hace con otros productos, como hace la ciudad con el turismo".

En este sentido, consideró necesario "articular con la promoción turística la difusión de los atributos urbanísticos, ambientales y económicos/ productivos de la ciudad", añadió el dirigente y consideró necesario "implementar estrategias de marketing".

Más escueto, pero no menos preciso, Gerbi pidió que "se definan áreas de desarrollo inmobiliario, turístico, industrial y comercial, entre otros, con indicadores que atraigan a los inversores que hoy están siendo captados por otros polos de desarrollo urbanístico en el país y en países vecinos, lo cual ayudarían a generar e impulsar nuevos emprendimientos que hoy se encuentran retraídos".

Según el titular de la Cámara de Constructores, esta medida "estimularía la actividad de la construcción con el consecuente crecimiento de demanda laboral directa e indirecta en la fase constructiva y permanente en la etapa de explotación".

Tipos de ciudades

Según Cánepa, las definiciones que debe adoptar Mar del Plata son varias. "No sólo debemos definir el lugar, sino también la estética de la ciudad que pretendemos -explicó-. Se debe resolver si queremos una ciudad edificada en bloques macizos, de medianera a medianera o una ciudad más estilizada con espacios entre edificios".

Según el dirigente, "se deberá optar entre una ciudad extendida con la consecuente prolongación de los servicios para pocas personas con mayores costos y con cada vez mayor tiempo de transporte y menor seguridad para los vecinos o una ciudad un poco más concentrada, pero más eficiente y vivible".

"Estas precisiones son imprescindibles ya que, quien tiene que tomar decisiones de inversión, lo hará acá o en otra ciudad. Debemos entender que los negocios no se detienen, solamente se optará por otras alternativas más convenientes" concluyó.

Apoyo de la Uocra a los reclamos empresariales

El titular de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina -Uocra- Jorge Trujillo apoyó a las cámaras empresarias del sector en su reclamo de una reforma del Código de Ordenamiento Territorial -COT-.

"Estamos de acuerdo con esa iniciativa porque Mar del Plata necesita que se realicen más obras y para eso es necesario el cambio del COT", afirmó en diálogo con LA CAPITAL Trujillo, quien entendió que "sería importantísimo que se pudiera edificar más en la costa, por ejemplo".

Consultado sobre el nivel de desempleo que registra el sector de la construcción, Trujillo describió que "es un poco superior al que se registraba el año pasado o el anteaño".

"Tenemos aproximadamente 800 muchachos en lista de espera", relató Trujillo y aclaró que dicho número debe calcularse sobre un total de aproximadamente 7.500 trabajadores en blanco.

"Lo que pasa es que coincidieron varios factores -argumentó-. Desde la crisis internacional hasta los conflictos internos con otros sectores, como la carne, el pescado o la industria textil, que hacen que muchos de los desocupados de esas ramas se vuelquen hacia nuestra actividad".

"Por el momento nos la estamos rebuscando, pero el panorama podría complicarse a mediano plazo", advirtió finalmente Trujillo, concluyendo: "Si bien sabemos que el intendente (Gustavo Pulti) está poniendo todo su esfuerzo para mejorar la situación, con la Cámara y el Centro (de Constructores) creemos que es necesario hacer más para atraer más inversiones y de esa manera generar trabajo".

También piden obras públicas

"En los últimos años Mar del Plata ha recibido por parte de los gobiernos Nacional y provincial aportes en obras públicas de una magnitud sin precedentes, pero por sí misma no ha concretado obra pública de importancia".

Así lo advirtió el titular del Centro de Constructores, Norberto Cánepa, quien afirmó que "es necesario revertir esta situación y que todos los sectores junto al gobierno trabajemos para posibilitar la sustentabilidad de la ciudad en términos económicos y al mismo tiempo acompañemos a nuestros gobernantes en el reclamo permanente para lograr que la coparticipación sea más equitativa".

Comentá la nota