La industria agrícola todavía aguarda los anuncios de Navidad

Desde la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza indicaron que no hay novedades sobre los rumores de que habría una asistencia del Estado provincial al sector del durazno industrializado.
“Hemos tenido muchas conversaciones, pero aún no tenemos respuesta”, indicaron desde la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza (Cafim), sobre los rumores de que habría una asistencia del Estado provincial al sector del durazno industrializado.

De todos modos los empresarios tienen expectativas. “Suponemos que la semana que viene el gobierno hará el anuncio”, dijeron, pensando en la posibilidad de que Celso Jaque lo lance en su discurso de Navidad.

Según palabras del Ministro de Gobierno, Mario Adaro, a distintos medios mendocinos, el Ejecutivo está “evaluando la entrega de subsidios para la agroindustria”, principalmente para afrontar cuestiones como mano de obra y otros tipos de costos industriales.

Por otro lado, el Ministro de Producción, Tecnología e Innovación, Guillermo Migliozzi, ha hecho pública la intención oficial de generar alguna forma crediticia, a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento, para la compra de hojalata que requiere el sector industrial del durazno.

Ante esto, la Cafim entiende que es una ayuda importante, ya que para acceder a algunos insumos “se necesita una gran capacidad financiera y no existe”, por lo que sería importante un “apoyo a la financiación”.

Los voceros de la Cámara coincidieron con el representante de la Fepedi, Quinteros, en que la situación internacional está “muy complicada”, aunque introdujeron a Europa en el escenario. “Los europeos tienen una relación favorable dólar - euro” dijeron, lo que implica que muchos de sus países, que son proveedores de duraznos enlatados o pulpas, “podrían encontrar en América buenos mercados”, lo que generaría una complicación más a la situación competitiva argentina.

Hoy los compradores bajan el precio del durazno. Ellos tienen el poder negociador. “Es difícil vender afuera, pero más con los precios tan bajos”, explicaron desde la Cafim.

Otro aspecto que preocupa a este sector es el de las polémicas retenciones, que en este caso, son del 10%, pero con un reintegro del 5%.

Para esta organización, se trata de “costos adicionales que se suman a los del flete de exportación y a los altos precios de los insumos y mano de obra”, en coincidencia con el reclamo de toda la producción local.

Comentá la nota