La indumentaria, uno de los rubros más castigados por la crisis en la capital.

Las rebajas y las liquidaciones de los locales no alcanzan para impedir la caída en las ventas que, en algunos casos, llega hasta el 40 por ciento. Hay descuentos que van del 20 al 70 por ciento. También reaparecen los planes de pago hasta 12 cuotas sin interés.
Neuquén > En tiempos de crisis la gente retrae su consumo, prioriza sus compras y busca los mejores precios. El regateo es una constante en el rubro indumentaria. Y tiene efecto. Las ventas están en picada. Hay poco dinero circulando. Poco movimiento de personas sobre las calles del Bajo neuquino, epicentro comercial.

La oferta sobrepasa la demanda. Basta con echar una mirada. Atractivas promociones decoran los locales para incentivar el consumo durante esta temporada de invierno. Y las liquidaciones sorprenden en las vidrieras antes de tiempo. Es necesario agudizar el ingenio. Muchas veces a costa de la propia ganancia.

Liquidaciones del 20 al 70 por ciento sirven de gancho para atraer clientes. También reaparecen los planes de pago hasta 12 cuotas sin interés. Se ofrecen dos prendas al precio de una y descuentos especiales un día a la semana. Todo artilugio marketinero es válido para incentivar el consumo.

Las promociones son más agresivas que el año pasado y comenzaron un mes antes en comparación a igual período del año anterior. Es la observación que realiza la mayoría de los comerciantes que fueron consultados por este medio. El rubro indumentaria, según admitieron, sufre la crisis de lleno.

"No se ve mucho movimiento. Pese a las liquidaciones, el consumo está parado. La gente que entra piensa dos veces a la hora de comprar. Muchos salen con las manos vacías", comentó el personal de un local ubicado en Olascoaga 247.

En un negocio de la calle Perito Moreno 162 fueron contadas las personas que ingresaron a comprar en el transcurso de este mes. Así lo informó su encargada, Eugenia Ali. Su local, según dijo, exhibe una reducción en las ventas que tiene como piso el 20%.

Otros admitieron una disminución del orden del 30 por ciento. Lo hizo, por ejemplo, el personal que trabaja sobre Olascoaga 247. Pero hay casos más dramáticos. En Río Negro 245, la encargada de un local de marca evaluó una baja del 40%.

Para mitigar esta tendencia, los vendedores indicaron que aplican promociones muy fuertes. Ali comentó que incluso se rebajan artículos que ya tenían un descuento. "La gente regatea mucho los precios y aprovecha las liquidaciones. Circula poco dinero y se estila utilizar la tarjeta", añadió Fedra Arias, encargada de un comercio ubicado sobre Perito Moreno 112.

Precio, no calidad

Personal del local que se ubica en Río Negro 245 sentenció que la persona que compra no busca calidad sino precio. También advirtió que a diferencia de esta temporada el año pasado no tenían descanso. "Hoy el movimiento está más pausado. Y en el peor de los casos se ha visto muchos locales cerrados. Los que abren no permanecen mucho tiempo en el mercado", agregó.

En el local 20 del Paseo del Sol se señaló que la gente no está comprando mucha marca. "Lo que teníamos previsto vender no se vende y hay que liquidar porque trabajamos con la moda. Asumimos una pérdida muy grande", se informó.

¿Aumentos sin efecto?

Neuquén > Los vendedores consultados confirmaron que los precios de una temporada de invierno a la otra sufrieron un incremento que fluctúa de acuerdo

al local.

Por ejemplo, en Perito Moreno 199, los valores se incrementaron un 30%. Su personal comentó que el costo de un pantalón rondaba los 160 pesos y trepó a los $230 en promedio, esta temporada. En otros negocios como aquel que se ubica sobre la esquina de Perito Moreno y Olascoaga, el incremento rondó el 20%. Su encargado ejemplificó con una campera que salía 115 pesos y esta temporada cuesta $150.

En tanto, hubo firmas que aplicaron una suba en los precios de aproximadamente el 10%. En el local 20 del Paseo del Sol, la persona que está encargada del local precisó que en 2008 el jeans que ahora cuesta alrededor de 270 pesos, se ofrecía a 240.

Sin embargo, los comerciantes consultados afirmaron que los aumentos al final se terminan compensando con fuertes descuentos para que las prendas se puedan vender.

Comentá la nota