Individualizaron a empleados por la quema de un edificio

Sería citado en los próximos días por daños a la Secretaría de Hacienda. Iniciarían otra causa por similar hecho en Salud Pública

Posadas. A causa de una protesta realizada durante el mes de agosto, al menos un trabajador de la Secretaría de Hacienda de la Provincia está identificado por la Justicia por la quema de una puerta del edificio oficial.

Durante una protesta concretada por miembros de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) el jueves 14 de agosto del presente año, uno de los accesos de la Secretaría de Misiones se prendió fuego por la quema de gomas iniciadas por los trabajadores.

El fuego no se entendió porque actuaron los uniformados de forma inmediata en aquel momento, aunque la puerta de madera se quemó por completa. Esta semana se conoció a través de fuentes internas de la causa, que cayó en manos del magistrado provincial José Luis Rey, que al menos uno de los manifestantes estaría identificado como el presunto autor del hecho.

Ya que tanto las pericias iniciadas, como las imágenes de filmación y de fotos solicitadas a los propios medios de difusión, demostrarían la participación directa de un hombre en el inicio de las llamas en el edificio público.

Este hecho se produce en un marco de tendencia nacional de llevar a la justicia a las protestas que terminan en algún tipo de daño a bienes del Estado.

En la misma situación se encontrarían los empleados y gremialistas que ocuparon la semana pasada las instalaciones del Ministerio de Salud Pública de la Provincia, para protestar por la situación laboral de los empleados de la empresa de limpieza SIP Armas, que perdieron sus fuentes laborales. Los manifestantes debieron ser desalojados por miembros de la Policía durante la tarde del miércoles pasado.

Los pormenores

Aunque en ese momento los trabajadores destacaron que el fuego no fue intencional, se abrió en ese momento un expediente judicial para aclarar los hechos, a cargo del juez Rey, titular del Juzgado de Instrucción 2.

Ese día, se juntaron desde tempranas horas más de 70 personas, que estaban munidas con banderas, altoparlantes, cohetes, bombos y gomas de automóviles. Su finalidad era la de exigir una suba salarial de 500 pesos para el básico de sus haberes mensuales. Además de solicitar el mejoramiento de las condiciones laborales y la incorporación de personal calificado a la administración pública provincial, reclamaron el blanqueo de los adicionales que perciben todos los meses. Los trabajadores también exigieron el descongelamiento de la antigüedad, el pase a planta de todos los contratados y la regularización laboral de los trabajadores que prestan servicios ad honores.

La causa fue abierta por daños a la propiedad pública provincial, en atención a que los manifestantes prendieron fuego a neumáticos que depositaron sobre la vereda del local. Pero las llamas se habrían salido de control y se extendieron a las dos hojas de una de las puertas principales de la repartición pública durante su protesta.

En ese momento los vecinos y el encargado de seguridad del lugar, que permanecía dentro del edificio público, llamaron a los bomberos para que extingan las llamas e impidin la propagación del fuego al resto de la construcción. Desde el gremio estatal se destacó en ese momento que las protestas que llevan a cabo en la provincia son siempre de tinte pacífico. Pero que en esa oportunidad, lo que ocurrió fue una contingencia no planificada.

Comentá la nota