Indignante: dos vacas vendidas a $ 0,10 el kg

Desde Santa Clara de Saguier llega la denuncia de un hecho que pinta en toda su dimensión la apremiante situación en la que están inmersos los productores rurales.
SANTA CLARA DE SAGUIER. - La endeble situación que atraviesan los productores rurales, indudablemente motores de la economía nacional, queda en evidencia cuando tomamos conocimiento de los atropellos de los que son objeto al comercializar el fruto de su abnegada labor.

Un hecho que sucedió pocos días atrás, exactamente el 16 de diciembre de 2008, pone de relieve la veracidad de esta aseveración.

En la oportunidad, en un remate, dos ejemplares vacunos fueron subastados por $ 0,10 el kg., mísera recompensa por un esforzado período de cría que, como hasta el más ignorante consigue comprender no alcanza para nada, menos para permitir la evolución del productor y en consecuencia genera desánimo, bronca, impotencia.

La prueba de lo sucedido se ofrece en el facsímil que ilustra este artículo.

En relación a este suceso, los productores afectados por esta irrisoria venta -quienes proporcionaron no sólo los datos, sino parte del relato que se transcribe-, llegaron a esta corresponsalía para intentar hacer comprender al resto de la sociedad la vergonzosa realidad en la que está inmerso el campo, señalando que la paupérrima recompensa la sufren tanto productores de carne como agrarios.

En tal sentido nos acercaron un escrito, cuyo texto reproducimos a continuación.

Somos gente de campo, nuestro trabajo es la agricultura y la ganadería.

Les queremos explicar a ustedes, los lectores, por qué el campo hace paros, cortes de ruta y protestas.

En diciembre del año pasado vendimos 2 vacas de unos 430 Kg. cada una, un total de 860 Kg.

¿Saben a cuánto se vendieron?

A $ 0,10 si 10 centavos el Kg. un total de $ 86.

¿Qué loco no? Si hablamos de ese valor en estos tiempos. (¿Me compro un par de zapatillas?) Sin tener en cuenta el traslado del animal y gastos de feria y los gastos de alimentos y veterinario en el tiempo de vida del animal.

Algo similar pasa con la agricultura, comprar la semilla, el gasto de mano de obra para sembrar, los líquidos para fumigar (gramilla, plaga, etc.) la mano de obra para cosechar, siempre y cuando tengamos la lluvias adecuadas.

Calculen los gastos y saquen sus propias conclusiones.

Los campesinos, chacareros, gringos, o como quieran llamarnos, les pedimos que se sumen a nuestra protesta y pidamos a Dios que este año nos traiga paz y un mejor pasar económico para todos.

Comentá la nota