Indignación entre los bloques de la oposición

Desde la UCR al peronismo disidente criticaron a Aníbal Fernández
Todavía exultante luego del triunfo sobre el kirchnerismo en la reciente sesión preparatoria en la que se decidieron las nuevas autoridades de la Cámara baja, la oposición reaccionó con dureza ante las declaraciones del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que adelantó que el Gobierno "revisará" y, eventualmente, vetará cada ley impulsada por el conglomerado opositor que no sea de su agrado.

"Un gobierno que veta leyes se pone en contra de toda la sociedad", afirmó ayer la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. Su postura fue acompañada por el resto del arco opositor: radicales, peronistas disidentes, dirigentes de Pro y de la centroizquierda afirmaron que, más que atacar al Congreso, el Gobierno ignoraría, por medio de los vetos presidenciales, lo votado por la sociedad en las elecciones legislativas del 28 de junio. Creen que las advertencias de Fernández se harán realidad en el corto lapso.

"No caben dudas; no son democráticos. Se ponen mal y no toleran que ya no van a poder hacer lo que quieran; no entienden esta nueva etapa que se viene en la Argentina", coincidió la diputada radical Silvana Giudici (Capital), quien manifestó: "Fernández piensa lo mismo que [Néstor] Kirchner. Reclaman respetar los reglamentos y viven desconociéndolos. Si se siguen aislando, le van a hacer mucho mal a la Argentina".

"Es otra muestra de su autoritarismo. En un país republicano, las leyes no son las que quiere el Gobierno, sino las que construye el Congreso. El ministro debería leer la Constitución y, si vetan todo, se van a convertir en un gobierno dictatorial", afirmó la diputada Patricia Bullrich (Coalición Cívica).

Desde el espacio que comparten peronistas disidentes y partidarios de Mauricio Macri también surgieron rechazos. "Si lo hacen, demostrarían, entonces, que han elegido el camino de la confrontación en lugar del debate, del consenso y de respetar las mayorías", afirmó el diputado Francisco de Narváez (Unión Celeste y Blanco-Buenos Aires).

Para De Narváez, si la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recurre al veto para impedir que se promulguen leyes, "hará uso de algo que tiene los visos de ser legal, pero carecería de legitimidad". Y concluyó: "Si arremeten por la fuerza, tenemos que estar dispuestos a avanzar en una defensa de las instituciones".

Pirotecnia verbal

Dijo a La Nacion la diputada electa Laura Alonso (Pro-Capital): "Lo que dice Fernández es parte del miedo oficialista y de su incontinencia verbal. Usa su pirotecnia verbal, cuando en muchos casos van a tener que negociar y acordar con la oposición. No vamos a entrar en ese juego, y sí a trabajar para que salgan leyes consensuadas".

Para la senadora y ex primera dama Hilda González de Duhalde, "que la presidenta viva vetando leyes no es simpático, y haría mucho daño; es una situación compleja que se va a empezar a develar a partir del funcionamiento en pleno del Congreso a partir del 1° de marzo".

Por otra parte, el socialista Roy Cortina (PS- Capital) declaró: "El oficialismo deberá entender que no se puede gobernar vetando las iniciativas del Congreso. Si lo entiende, habrá un salto de calidad institucional en el país".

Dixit

"Es otra muestra del autoritarismo de los Kirchner. En un país republicano, las leyes no son las que quiere el Gobierno, sino las que construye el Congreso"

PATRICIA BULLRICH

Diputada - Coalición Cívica

"No sé si después la Presidenta vivirá vetando, pero tampoco es muy simpático que lo haga. Eso haría mucho daño. Es una situación compleja que veremos a partir de marzo"

HILDA GONZÁLEZ DE DUHALDE

Senadora - peronismo disidente

Comentá la nota