"Por la indigencia, los trabajadores deberían tener un plan de alimentos como en Brasil"

El economista José Alfredo Mazzon es investigador de la Universidad de Sao Paulo y en su currículum muestra una amplia experiencia en la medición de planes sociales, especialmente del Programa de Alimentación para el Trabajador (PAT), que funciona en Brasil desde 1976 y que sobrevivió a ocho presidentes de las más variadas ideologías.
Hoy casi 12 millones de trabajadores de Brasil acceden al plan que les asegura a bajo costo, la comida que cubre sus necesidades nutricionales para tener un buen desempeño en el trabajo.

Las razones del éxito se basan en que trabajadores, empresas adheridas y el Estado ganan mejorando la alimentación de los asalariados, y cada uno de los actores puede medir los beneficios del programa.

Los trabajadores aportan una pequeña porción del salario y las empresas algunos recursos con los que se financia la compra de alimentos y comidas elaboradas que los asalariados adquieren a través de una tarjeta magnética en los restaurantes y supermercados adheridos.

"Imagínese como mejora la actividad económica cuando se le da de comer a 10 millones de trabajadores. En 30 años, el PAT produjo negocios por US$ 158 mil millones", explicó Mazzon, que visitó Buenos Aires para disertar en el Congreso Interamericano de Gestión Humana, invitado por la Asociación de Recursos Humanos de la Argentina.

El programa no sólo mejoró los resultados con que se mide la productividad de los trabajadores, sino que también redujo las tensiones sociales, asegura Mazzon.

Brasil implementó el PAT cuando la indigencia afectaba a más del 40% de su población, y aunque las últimas cifras disponibles, de hace una década aseguran que cayó por debajo del 30%, a ningún gobierno se le ocurrió frenar el programa.

¿Cree que sería bueno aplicarlo en la Argentina? le preguntó PERFIL.

"En la Universidad de Sao Paulo creemos que la inflación argentina es más alta que lo que aseguran las cifras oficiales. Y los niveles de indigencia de los trabajadores argentinos son muy altos, tanto oficial como extraoficialmente. Por ello creo que aplicar un PAT argentino es buena idea", respondió.

¿Es el fin de la indigencia? "Mire, medimos 50 variables en los programas sociales y lo que descubrimos es que la alimentación es básica para salir de la indigencia, pero la salud y la educación son las únicas recetas para salir de la pobreza".

Comentá la nota