Indígenas del Chaco denuncian saneamiento mañoso de tierras

Indígenas del Chaco denuncian saneamiento mañoso de tierras

Mburuvichás (líderes), capitanes y responsables de tierra y territorio de los pueblos Guaraní y Weenhayek elaboraron un manifiesto en el que anuncian que el proceso de saneamiento de tierras,impulsado por el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), no ha traído nada bueno para los pueblos indígenas, y solamente ha fortalecido a los campesinos y ganaderos que habitan en sus tierras.

El Centro de Estudios Regionales Para el Desarrollo de Tarija (Cerdet) organizó el foro denominado “Discusión y perspectivas del saneamiento de territorios indígenas en el Chaco”, que se constituyó en un espacio de debate entre representantes indígenas. El evento se realizó en la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) de Yacuiba, y contó con la participación de unos 50 representantes de distintas comunidades de las tres secciones del Chaco.

Los indígenas de tierras bajas comenzaron a hacerse visibles ante el país con la marcha por el “Territorio y la dignidad” de agosto de 1990. El proceso de saneamiento de tierras fue reconocido el año 1992, con 11 territorios en toda Bolivia, los primeros en el Chaco. Sin embargo, tanto expositores como indígenas coinciden en que en la actualidad se ha beneficiado con más tierras a los ganaderos y campesinos, quedando solamente terrenos como “lunares” para los aborígenes dentro de sus Tierras Comunitarias de Origen (TCO). Si bien en 1996 se logró este reconocimiento tardío de la forma de propiedad colectiva, el proceso de titulación establecía un camino más qué recorrer: el saneamiento, entendido como un largo y complejo proceso técnico jurídico destinado a regularizar y perfeccionar el derecho de propiedad agraria.

El responsable de tierra y territorio del pueblo Weehnayek, Pablo Gómez, indicó que en el proceso no contaron con asesoramiento, y se ha estado legalizando las tierras de terceros. Esta falencia conlleva a una disminución del territorio con relación a la superficie que en primera instancia se les delegó como TCO, de aproximadamente 128 mil hectáreas, de las que al momento 62 mil están saneadas.

Pese a ello, aseguró que se realizaron denuncias y lograron revertir unas 10 mil hectáreas de manos de campesinos y ganaderos, y se impugnan constantemente las titulaciones, como una medida para que se respete la cantidad de territorio que inicialmente les fue legada. “Estamos sufriendo por tierra igual que los guaranís, solamente nos dejan terreno para un patio, ni siquiera podemos pisar los terrenos de los ganaderos o campesinos, que ya nos amenazan con meter bala. Todo está alambrado allá”, manifestó.

A su tiempo, la responsable de tierra y territorio de Caraparí, Verónica Rojas, sostuvo que en su jurisdicción ya se tiene mensurado casi el 100 por ciento del municipio, y se registra un avance del 65 por ciento en la titulación. “Lastimosamente, el INRA allá se ha parcializado con el sector campesino”, indicó. Otra dirigente de la comunidad aseveró que, tras las elecciones nacionales y subnacionales, persiste una alianza entre los campesinos y el Gobierno, que da lugar a una parcialización que afecta a los guaranís.

La TCO de Caraparí ocupa 745 hectáreas en Capiguasuti, sin embargo, Rojas observó que el territorio solamente abarca una comunidad, mientras que las 21 restantes quedaron  apartadas. “Hay puntos sin conciliación, los campesinos siguen alambrado y abarcando terrenos, se denunció se realizaron verificaciones, pero se ve que hay un apoyo político. Nos están dejando tierras no aptas para producción agrícola. Cerros, las mejores tierras, planas y cultivables son para campesinos y ganaderos”, agregó.

El responsable de tierra y territorio de Yacuiba, Fernando Flores, resaltó la importancia del foro para conocer la situación de cada zona. Aseguró que hay mucho trabajo para hacer. En ese marco, dijo que se realizó una solicitud al INRA departamental para conocer cómo se encuentra el saneamiento de su jurisdicción, ya que recientemente se entregaron cerca de 1.000 hectáreas saneadas para la TCO.

En el evento expusieron el director del Cerdet Yacuiba, Guido Cortez, el director del Cerdet Tarija, Neyver Espindola. Resaltaron que el encuentro es parte de la campaña “Derechos de la Tierra Ya!”. Asimismo se contó con un especialista de la Fundación Tierra, Esteban Sanjines, que realizó una explicación del proceso de saneamiento a nivel nacional. Al ser aludido el INRA, El País eN llamó al número personal del director Hugo León, pero el funcionario no respondió. Finalmente, los indígenas hicieron un manifiesto con 10 puntos. Allí destacan la necesidad de rearticulación de los pueblos indígenas para el tema territorio, la implementación de una estrategia de defensa de derechos ante las instancias del Estado, y el compromiso de crear más espacios de diálogo, para una presentar una postura consensuada que, en caso de no ser tomada en cuenta, podría convertirse en una demanda internacional.

“Queremos producir, no ser sólo pescadores”

En el evento se notó que los indígenas quieren más tierras para volverse productores. Aseguran que mientras a los ganaderos o campesinos se les dan hectáreas, a ellos solamente metros. “Nosotros también queremos ser agricultores no solamente dedicarnos a la pesca, hemos producido trigo que se vendió a Tarija, pero parece que eso generó envidia. La familia nos espera llegar con algo de comer, pero no podemos hacer pastar animales, ni sacar miel donde antes sí se podía. Muchos indígenas han comprado animales para poder cambiar de rubro, y lo seguirán haciendo, ya que la pesca no abastece. Nosotros también sabemos trabajar. Por eso, si es que nos dan Prosol, pensamos invertir en más animales. Ahora terrenos es lo que nos falta, para que nuestros hijos más allá sean mejor que uno”, manifestó el responsable de tierra y territorio del pueblo Weehnayek, Pablo Gómez.

Coment� la nota