Con un índice superior al 90% crece la expectativa para febrero

Villa Carlos Paz. El Valle de Punilla vivió el mejor fin de semana en lo que va de la temporada, al registrar ayer una ocupación que superaba el 90% en las principales localidades del departamento. Las calles de la ciudad de Villa Carlos Paz fueron una postal del verano, al igual que la fiesta que se vive cada noche en Cosquín, donde se desarrolla la 49º edición del Festival Nacional de Folclore.
Los estupendos índices registrados durante el viernes, sábado y domingo, elevaron las expectativas de cara a los próximos días, y al venidero mes de febrero, para el cual crecen las reservas.

La cantidad de eventos que se registraron durante este fin de semana, que incluyeron el inicio del Festival de Cosquín, el recital de La Renga en Santa de María de Punilla y las propuestas en Villa Carlos Paz, hicieron colapsar la Ruta 38, donde los autos circularon «a paso de hombre».

Asimismo, durante el viernes, los ríos estuvieron repletos y los paradores sobre el lago San Roque se vieron colmados.

En declaraciones a este medio, el titular de la Secretaría de Turismo de Villa Carlos Paz, Carlos Azzaretti, precisó: «Ha sido el mejor fin de semana de enero, con un lleno que fue casi total, que nos obligó a recurrir a las inmobiliarias y al alquiler de casas para satisfacer la demanda turística. No había disponibilidad y la ocupación llegó al 95%».

«También tuvimos el Festival de Cosquín, donde mucha gente elige alojarse en Villa Carlos Paz, y que siempre nos potencia.

Si bien sabemos que este es un fin de semana clásico en cantidad de visitantes, las cifras que manejamos nos han alentado a apostar a febrero. También ha funcionado muy bien la gastronomía»; añadió Azzaretti.

«Febrero es una incógnita para los operadores turísticos, pero nosotros estamos muy bien posicionados, tenemos un excelente servicio y creemos que febrero puede ser una grata sorpresa»; finalizó el titular de la cartera de Turismo municipal.

Por su parte, Cosquín volvió a llenarse por el festival y no hubo muchas plazas disponibles donde alojarse, en tanto, los balnearios como el Onofre Marimón también colapsaron. Esta imagen se repitió en las demás localidades de Punilla, al igua que en el valle de Calamuchita.

Comentá la nota