INDEPENDIENTE: El último en irse

Gallego quiere quedarse, aunque deberán cambiar algunas cosas. Por eso pasará la escoba, le traigan o no los refuerzos. Y varios ya descansarán ante San Lorenzo.
Dice que después del clásico contra San Lorenzo levantará el silencio que ya lleva 23 días. Dice que explicará procederes, reconocerá errores y hablará del futuro. Del equipo que quiere armar. Porque Américo Rubén Gallego volvió a Independiente para buscar la gloria. Y quiere quedarse. Pero mientras su laringe descanse, habrá que seguir interpretándolo con sus acciones día a día. Con sus reproches gesticulados a los jugadores ante cada daga que le clavó Banfield. Con sus gritos en el vestuario en el entretiempo. Con ese amenazante "antes de que me limpien a mí, los voy a limpiar yo a todos", que empezaría a tomar forma ya la próxima fecha.

Las 60 horas que separaron el 0-5 y el "a mí no me van a voltear" en el Sur, de la vuelta a los entrenamientos en Domínico, le permitieron al Tolo resetearse. En el medio se juntó con Julio Comparada y le manifestó su deseo de jugársela a suerte o verdad en el Apertura. Claro que para no irse antes necesita el guiño dirigencial: con los refuerzos, especialmente (quiere calidad, no cantidad), y con el hacer y deshacer del plantel. Sabiendo que en la volteada, de cara al escobazo pre Ciclón, podrían caer algunos jugadores vendibles, el presidente le pidió contemplación: "Hay chicos que necesitamos mostrar en estas dos fechas". Aunque tal vez haya llegado la hora de asumir el costo dirigencial de que algunos muchachos tendrán que ser vendidos en menos plata de la que se pagó al comprarlos.

¿A dónde apuntará la escoba? Los mismos que entonces respiraron aliviados por pasar raspando el filtro de esa lista de diez futbolistas que fueron separados hace tres semanas (ver Lista...), son los que hoy empezarían a ver su destino lejos del club. El número puesto es Guillermo Rodríguez. Y otro defensor lo acompañaría... Después habrá que cuestionarse por qué el uruguayo, que es central, juega de lateral izquierdo, y no lo hace un 3 natural. Pregunta para el entrenador.

Ojo, del lado de los players también hay disconformidad con ciertas actitudes de Gallego: sus reprimendas públicas, los constantes cambios en el equipo, la forma en que se manejó con los borrados... Y varios ya les pidieron a sus apoderados que les busquen club, ¿anticipándose a la decisión del Tolo? El último que apague la luz.

Comentá la nota