INDEPENDIENTE: Iluminate, Coprosede

El organismo de seguridad pidió requerimientos de último momento para habilitar el Libertadores. La CD del Rojo confía en que mañana, contra Colón, se jugará allí.
"Quedan detalles menores por resolver, pero vamos a jugar en nuestra cancha. Está todo preparado para que así sea".

Cristian Mattera, el secretario general de Independiente, le transmitía a Olé el optimismo que había en la Comisión Directiva del club de Avellaneda sobre la reapertura del Libertadores de América programada para mañana, a las 21.30, contra Colón. Eran las 22.50 de un lunes que tuvo mucho movimiento y mucha inspección oficial en la cancha. Y si bien la aprobación final no se firmó aún, la dirigencia seguía camino hacia lo que creen será una gran fiesta de reinauguración.

El último directivo en irse del estadio fue el vicepresidente Hugo Barrueco, quien recibió anoche a los inspectores del Coprosede para lo que muchos preveían que sería la última mirada previa a la habilitación del estadio. Los funcionarios llegaron alrededor de las 19.30 y se retiraron de Alsina y Bochini casi tres horas después, y con un par de pretensiones adicionales: más iluminación en las adyacencias del estadio y una separación mejor delimitada de las hinchadas. La confianza de los directivos radicaba en que se trata de obras menores, de fácil resolución. Tanto que en la madrugada de hoy se siguió trabajando contrarreloj, manteniendo el plan original de tareas y equipando los palcos con butacas y plasmas. Además, por la tarde se habían hormigonado los accesos de la calle Ricardo Bochini, con la instalación de los portones de ingreso.

Para hoy se espera una nueva (y última) inspección del Coprosede, en la que se daría el OK. Sería sugestivo que no se habilite el estadio luego de que el propio gobernador Daniel Scioli lo haya visitado ayer por la mañana (ver ¿Podrá...?). Finalizarán allí dos años, diez meses y 20 días de peregrinaje de cancha en cancha. La casa no estará lista, ya que el sector Bochini se concluiría en 2010. Pero así y todo dará gusto volver adonde la Doble Visera se empapaba de gloria y se erige hoy una cancha con un aforo inicial de 33.000 personas (llegará a 45.000) y terminaciones de primer mundo. Se está cerca. Parte de la plata de las ventas de Agüero, Ustari, Denis, Matheu, entre otros, lo harán posible.

Comentá la nota