"Si no hay independencia de criterios no hay independencia política"

Así lo aseguró el ex ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Emilio Monzó, en su visita a Pergamino al referirse a sus 10 meses de gestión. El diputado piensa recorrer todos los distritos bonaerenses en pos de la campaña de De Narváez como gobernador para 2011. Sostuvo que "hay demasiada intervención" del Estado.
Ayer por la mañana estuvo en nuestra ciudad el ex ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Emilio Monzó, quien dialogó en la filial Pergamino de la Federación Agraria Argentina con la prensa y algunos productores presentes.

El actual diputado provincial por el bloque Buenos Aires Federal explicó el motivo de su visita a la ciudad: "Estoy presente aquí porque participé de un seminario organizado por el grupo Crea y en la Federación Agraria porque conozco mucho a Jorge Solmi (FAA) como así también a Eduardo Buzzi". Emilio Monzó contó también que está trabajando junto a Francisco De Narváez para la postulación de éste en las elecciones de 2011: "Pienso recorrer los 134 distritos de la provincia en pos de la campaña de De Narváez como gobernador para 2011, y éste es el primero".

Al opinar sobre los flamantes ministros del área de agricultura provincial y nacional Monzó sostuvo que "en su momento el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, tuvo intención de recuperar el diálogo con el sector pero tuvo una limitante, la misma que creo tienen hoy el ministro de Agricultura de la Nación Julián Domínguez y el ministro de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, quienes tienen un criterio distinto al del ex presidente de la Nación en la relación con el sector agropecuario. No obstante creo que ambos ministros tienen la misma intención y van a esforzarse para lograr ese consenso que toda la Argentina está esperando".

-Mientras fue ministro de Asuntos Agrarios, ¿pudo actuar con libertad?

-No fueron fáciles para mí los 10 meses que ocupé el Ministerio de Asuntos Agrarios, y en ese tiempo tuvieron que ver mucho las entidades y los autoconvocados que me sostuvieron y apoyaron, ya que fueron muchas las veces que el ex presidente de la Nación pidió que terminara mi mandato.

No obstante esos 10 meses me dejaron una rica experiencia y un crecimiento en cuanto al conocimiento de la realidad de la provincia de Buenos Aires, porque uno siempre cuando asume un cargo de este tipo lo hace con cierto sesgo que tiene que ver con el lugar donde vive.

-Hasta hace 2 meses formaba parte de un Ministerio, ¿ahora que ya no es más funcionario del Gobierno provincial piensa distinto?

-En el conflicto de la resolución Nº 125 tuve una posición diferente a la del Gobierno nacional, y lo que siempre critiqué son las formas y no el fondo, porque se puede discutir el fondo con otras formas. Entonces cuando me convoca el gobernador de la provincia de Buenos Aires lo hace sabiendo mis convicciones, y no las dejé en la puerta del Ministerio sino que me fui con las mismas convicciones. Entonces no cambié desde el primer día que asumí como ministro y salí con las mismas convicciones. Por ejemplo, cuando Guillermo Moreno atropellaba al sector agropecuario yo era una voz crítica al atropello, a la arrogancia, y no cambié durante mi gestión.

Cuento una anécdota: yo llegaba a una ciudad con subsidios de un millón de pesos y me esperaban con carteles que decían: "Nos trae un millón y se lleva 300 millones de pesos". Esto refleja la cantidad de recursos que se van del interior de la provincia de Buenos Aires y lo poco que vuelve.

Resumiendo, si no hay independencia de recursos no hay independencia de criterios, si no hay independencia de criterios no hay independencia política y esto es lo que le pasa al gobernador Daniel Scioli.

-¿Ve alguna posibilidad de que el conflicto se solucione en el corto plazo?

-Me voy a reservar un poco de esperanza conociendo a los actores que hoy ocupan la Secretaría de Agricultura de la Nación, conozco a Julián Domínguez y a su gabinete, por lo que considero que son personas de bien con mucha experiencia en la actividad pública. Sé que sus intenciones son restablecer el diálogo con el sector agropecuario, por supuesto que con la limitante de Néstor Kirchner, lo cual no es poco.

-¿Cree que este conflicto es un capricho de Néstor Kirchner?

-A esta altura parece que sí, porque es un absurdo que un hombre de Estado mantenga un conflicto tanto tiempo, que no lo pueda solucionar habla de una falencia como hombre de Estado.

-¿Qué ideas propondría en caso de que en 2011 siga este conflicto?

-Si hay alguna empresa en Argentina que está preparada en un mundo globalizado es la del sector agropecuario, es a la que menos tiene que acudir el Estado

Comentá la nota