Uso indefinido de los fondos de la soja

El municipio recibió los primeros 300.000 pesos. El destino específico es para obras. Pero puede que se apliquen al pago de créditos de algunas realizadas. La intención es paliar de esa manera el desfasaje financiero
El municipio recibió la primera partida de la coparticipación de los derechos de exportación a la soja que le corresponde a Tres Arroyos, fijada por decreto de la Nación para ser aportada desde abril último en base a las retenciones efectuadas.

En este caso, se recibieron alrededor de 300.000 pesos y su destino puntual está a definir, ya que si bien esos fondos deben ser invertidos en financiación de obras de infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de viviendas y vial en los ámbitos urbanos y rurales, existe una consulta efectuada al Tribunal de Cuentas sobre la posibilidad de que esas partidas sean imputadas al pago de créditos de obras realizadas o en ejecución.

El Fondo Federal Solidario, que así se denomina este programa, distribuye en las provincias un porcentaje de las retenciones a la soja de acuerdo a una escala predeterminada, y de allí baja a los municipios en forma proporcional.

Se habla de un "goteo" de fondos con el acumulado desde abril, cuando comenzó a regir esta ley efectivamente, y por lo tanto comenzó el ingreso de dinero de esa manera, que se prevé será de manera periódica para todos los municipios de un reducido grupo que articuló todo el sistema que determina el decreto del gobierno nacional para que comience a funcionar.

El secretario de Hacienda municipal, Javier Kristensen, señaló al formular el anuncio sobre la llegada de la primera partida de dinero que esos fondos deben estar destinados a obras, y precisó que el presupuesto municipal contiene una partida específica para ese fin, y que en principio la idea es afectarlos a la regularización de pagos de créditos tomados para financiar obras ejecutadas, como el gas de las localidades por ejemplo, o en ejecución, que pueden ser cloacas.

Dicho de otra manera, el hecho de que la coparticipación no llegue en los términos pautados por la Provincia ha afectado fuertemente las finanzas municipales, por lo tanto es muy probables que se utilicen en principio estos fondos con los fines de paliar ese déficit afectándolos al pago de créditos, que en definitiva será solventar el funcionamiento de la Municipalidad.

El Ejecutivo ha hecho público el problema que acarrea con sus finanzas debido al retraso en la coparticipación, lo que ha influido negativamente en el presupuesto y eso ha generado, por citar un caso, que no se pudiera hacer frente al pago del aumento salarial comprometido a partir de enero pasado.

Entonces el desfasaje que está teniendo el municipio podría ser paliado, indirectamente, con los fondos coparticipables de las retenciones a la soja, destinándolos a cubrir las partidas que en el presupuesto figuran al pago de obras, y por ahora no se habla de inversiones en algunas de las obras que especifica el decreto.

Eso queda claro de las manifestaciones efectuadas por el secretario de Hacienda, que si el fondo de la coparticipación de la soja superara el monto que estaba destinado al pago de obras, se analizará qué destino se le aplica, pero en principio está vinculado a afrontar el pago de algún crédito.

De todas maneras Kristensen también se encargó de aclarar que igualmente son conjeturas, porque no se tiene del todo claro cómo se puede aplicar ese dinero, y que por ello se han efectuado consultas al Tribunal de Cuentas.

Comentá la nota