El INDEC, tema dominante de la agenda empresaria pos 28.

Las cámaras privadas preparan un reclamo para después de los comicios.
Si hay un tema económico que puede inquietar más a la dirigencia empresaria que lo que lo hizo el paro del campo, es el INDEC. Hacia ese lado miran hoy los principales referentes privados y preparan un repudio público a la falta de credibilidad del instituto oficial de estadísticas para el 29.

La normalización del INDEC es uno de los cinco puntos que están redactados en un borrador donde se escribieron los consensos entre los líderes de la industria, el campo, la Bolsa, los bancos nacionales, el comercio y la construcción nucleados en el denominado Grupo de los 7. Lo integran la Unión Industrial, las Cámaras de Comercio y de la Construcción, la Bolsa, los bancos nacionales de ADEBA, la Sociedad Rural y Confederaciones Rurales Argentinas, CRA.

Ahora, ese texto -al que accedió Clarín- ya circula en otras entidades empresarias que no componen hoy ese grupo pero que verían con buenos ojos una reagrupación empresaria luego de las elecciones legislativas que incorpore a los sectores que hoy no están.

El borrador agrupa todos estos temas bajo el título "La mejora de las instituciones en la Argentina".

Desde la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que engloba a las compañías más poderosas del país y que juntas facturan 200.000 millones de pesos, hay consensos en torno a mejorar las instituciones. "En una sociedad capitalista moderna es crucial distinguir el rol del Estado del rol de las empresas; la injerencia del Estado en la actividad privada no contribuye a dinamizar la economía de un país ni aporta al desarrollo económico y social", dijo a este diario al ser consultado por la preocupación en torno al INDEC el director ejecutivo de AEA, Jaime Campos.

Fue una posición que también compartieron IDEA (conducida por Gustavo Ripoll) y ACDE (Adolfo Ablático) en el desayuno que organizaron las tres entidades el jueves pasado con candidatos del Acuerdo Cívico, en el que participaron cerca de 300 ejecutivos.

El texto surgió como un ensayo técnico del G7, que logró reunirse dos veces este año luego de los encuentros que previamente habían fracasado por el paro del campo. La falta de acompañamiento por parte de la industria y del comercio dejó heridas abiertas entre los dirigentes agropecuarios.

Este diario pudo confirmar que en los últimos días Campos y el ex titular de la Rural, Luciano Miguens, intentaron distender las caras largas de algunos líderes ruralistas. También el titular de la Unión Industrial, Héctor Méndez, y el de la SRA, Hugo Biocalti, sellaron un pacto de caballeros para buscar un encuentro UIA- Mesa de Enlace que otros dirigentes ruralistas, como Eduardo Buzzi (Federación Agraria) miran con desconfianza.

Las repercusiones que causó dentro del empresariado nacional el caso Techint (la nacionalización por parte del presidente venezolano Hugo Chávez de tres fábricas que pertenecían a ese grupo siderúrgico) fueron las que cambiaron el humor dentro del sector privado. Ese hecho además apresuró los intentos por acelerar un nuevo frente empresario con el campo y la industria sentados en la misma mesa. En lo que todos coinciden es en que las posiciones en torno al INDEC son similares y achican las diferencias y que el repudio público llegará luego del resultado en las urnas.

Comentá la nota