En el Indec soplan vientos de cambio

Hernán Brahim y Rubén Sampino, dos incondicionales de Moreno, vuelven del Indec a Comercio Interior. El movimiento coincide con un avance del ministro de Economía en el manejo del Instituto. Habrá otra reunión del Comité Académico.
Dos funcionarios que llegaron al Indec de la mano del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a principios de 2007, están emprendiendo la retirada. Se trata de Hernán Brahim y Rubén Sampino, quienes asumirán nuevas funciones en otras dependencias oficiales. Brahim ya tiene montada una oficina en Comercio Interior, según dijeron a allegados al funcionario. Trabajadores del Instituto confirmaron que a ambos se los ve cada vez menos por el Indec. El movimiento coincide con un avance del ministro de Economía, Amado Boudou, en el manejo del organismo. En las últimas semanas firmó resoluciones para nombrar personal, rechazó la renovación de contratos, dio instrucciones para cortar horas extras y estuvo en contacto con miembros del Comité Académico que revisa la producción de estadísticas para preparar la próxima reunión, que tendrá lugar a principios de diciembre.

El gradual repliegue de Moreno y la mayor influencia de Boudou dentro del Indec se produce con algún grado de acuerdo entre ambos. De hecho, Ana María Edwin y Norberto Itzcovich siguen al frente del organismo, quienes ascendieron en su momento con el impulso del secretario de Comercio y luego fueron bendecidos por Boudou cuando asumió en Economía. Itzcovich, incluso, se convirtió en director técnico por instrucción de Boudou.

Sin romper con lo actuado de enero de 2007 en adelante, el ministro se propuso ir reconstruyendo la imagen pública del Indec. La Casa Rosada por ahora lo deja hacer. Una sucesión de cambios menores podría pavimentar el camino para transformaciones más radicales. Hay quienes mencionan una eventual reformulación de la estructura organizativa, que serviría para oxigenar al organismo y que llegaría a nivel de cúpulas.

Por ahora lo más visible es el desplazamiento de algunos funcionarios identificados con Moreno. Uno de ellos es Brahim, quien está dejando su oficina en el Indec para volver a Comercio Interior. La mudanza incluye a personal de su equipo contratado por el Instituto. Algo similar ocurre con Beatriz Paglieri, la encargada del Indice de Precios al Consumidor, quien se dedica cada vez menos a esa tarea y ocupa la mayor parte de su tiempo en temas de Comercio Exterior –su especialidad–. A la vez, Paglieri fue designada como directora en Papel Prensa. Otro que está saliendo del Indec es Sampino, también para recalar en otra dependencia de Comercio Interior.

Trabajadores del Instituto comentaron a este diario otros episodios de las últimas semanas que reflejaron la mayor injerencia de Boudou. Hizo designaciones de personal –llegaron algunos de La Cámpora–, rechazó la extensión de contratos y dispuso el recorte de horas extras. Las medidas generaron cierto malestar entre afiliados a UPCN, aliados de Moreno.

Por otra parte, el ministro estuvo en contacto con académicos que forman parte del comité de universidades que audita al Indec. Acordó que la próxima reunión formal del equipo será a principios de diciembre en el Palacio de Hacienda. Boudou intenta que su trabajo sirva para apuntalar al Indec. Pero hasta el momento su jugada tuvo menos impacto del que hubiera querido. Los académicos le advirtieron que la cuestión institucional del Indec es tan importante como los aspectos técnicos de la elaboración de índices, y que no darán ningún aval hasta que se resuelva el primer punto. De ahí que el jefe de Economía está cada vez más activo en el manejo del organismo.

Comentá la nota