El INDEC salió a confirmar el balance 2008 de Massa.

Tras anunciarlos el Jefe de Gabinete, el organismo anticipó la difusión de varios indicadores. Lea y sorpréndase con el crecimiento económico.
Primero lo dijo Massa. Recién después, y como para no dejar volando en el aire las palabras del Jefe de Gabinete, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) salió a difundir lo sucedido el año pasado con la actividad económica nacional, cuyo crecimiento en 2008 situó sorpresivamente en un 7,1 por ciento. Obviamente, la misma cifra que había dado Massa.

Si bien estaba previsto que el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) se diera a conocer a las 16, el INDEC lo difundió a las 22, junto a otros informes cuya difusión estaba prevista para días posteriores. De acuerdo al Instituto, la economía creció en noviembre 4,6 por ciento con relación a igual mes del año pasado y en diciembre se expandió al 7,4 por ciento.

Los datos, que provocaron sorpresa dado que indicadores previos habían mostrado caídas en la mayoría de los sectores económicos, fueron anticipados por el jefe de Gabinete al término de una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Residencia de Olivos.

El informe contrasta claramente con lo ocurrido en rubros como la industria automotriz, cuya producción se desplomó un 24,4 por ciento en la comparación interanual. También hubo una fuerte retracción del sector siderúrgico, con una baja de 18,1 por ciento en la producción de acero crudo, mientras que la refinación de petróleo disminuyó 12,4 por ciento.

Por su parte, la construcción exhibió bajas de 5,8 por ciento contra igual mes de 2007 y de 4,2 por ciento contra octubre. En tanto, el consumo de servicios públicos que era un pilar de crecimiento con tasas de dos dígitos, creció apenas 6,9 por ciento, mientras que

en el sector externo se evidenció una retracción de 6 por ciento en el nivel de exportaciones y de 5 por ciento en las importaciones.

En otro de los indicadores cuya difusión adelantó sorpresivamente, el INDEC no pudo ocultar la fuerte desaleceración sufrida en materia de producción industrial, cuyo crecimiento en 2008 fue estimado en un 4,9 por ciento con respecto a 2007. Esta caída se produjo fundamentalmente por lo que sucedió en la última parte del año, especialmente en el sector automotor y en la siderurgia.

Si bien la industria automotriz terminó 2008 con un alza interanual de 11,2 por ciento en diciembre se desplomó un 41,1 por ciento.

Similar situación se dio en el sector siderúrgico que presentó una expansión anual de 8,4 por ciento, con una fuerte baja de 23,7 por ciento en diciembre.

En cuanto al desempleo, según el INDEC descendió a un 7,3 por ciento al cierre de 2008. En el calendario del organismo, la difusión del dato estaba pautada para el 25 de febrero. Finalmente, debieron darlo a conocer hoy luego de que el jefe de Gabinete lo anunciara y dijera que "es importante que se mantengan esta cifras en este contexto internacional, cuando España tiene una desocupación de 16 por ciento e Inglaterra entró en recesión".

En tanto, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, subrayó al respecto que "la política de preservación del empleo que está llevando a cabo el gobierno empieza a dar resultados en forma evidente".

Comentá la nota