El Indec, de nuevo bajo la lupa

Los anuncios del Gobierno sobre los cambios en el organismo estadístico no han dejado conforme a los académicos ni a los especialistas; creen que las medidas no alcanzan para devolver la confianza en los datos públicos y que no se avanza en el esclarecimiento de lo que sucedió en los últimos dos años
La verdad fue asesinada y, después de un largo velorio, se preparan para enterrarla. Luego de los anuncios del Gobierno sobre cambios en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la manipulación de los índices públicos y la persecución de técnicos y trabajadores opuestos a la intervención impulsada por Néstor y Cristina Kirchner quedarán sepultadas bajo un "orwelliano" manto oficial.

La estrategia tiene tres frentes y ya está en movimiento. Avanza en momentos en que la recesión económica golpea al país y la inflación, aún elevada, se desacelera, y cuando el más encumbrado kirchnerismo da los últimos retoques para que los datos del desprestigiado organismo comiencen a acoplarse con la realidad.

La movida oficial aspira a emparchar los grandes agujeros institucionales en el Indec a través de la autoridad que confiere la academia, limitada a los deseos gubernamentales. Además, intentarán acallar a los revoltosos trabajadores de ATE.

Con recomendaciones de "buenas prácticas" a futuro, se clausurará la fachada judicial. La causa abierta por la manipulación estadística en el organismo avanza muy despacio, a un ritmo que aliviará a más de uno en la cumbre del poder.

La tercera pata de la campaña, que con ciega impronta impulsa el oficialismo, es la financiera. El Gobierno quiere canjear los bonos indexados por CER, que son los que más sufren la manipulación del Indec. De esa manera, según sostienen en los despachos oficiales, el reclamo del mercado se tornará abstracto.

Pero la maniobra del Gobierno no será suficiente para que los argentinos vuelvan a confiar en el Indec. Así lo interpretaron la semana pasada todos los referentes de la oposición, los economistas privados, asesores informales del Palacio de Hacienda, e incluso expertos internacionales.

"Visto de lejos, el anuncio no justifica un gran optimismo", afirmó a La Nacion Jacob Ryten, consultor internacional, ex subdirector de Estadísticas de Canadá y uno de los expertos en la medición de precios más importantes del planeta. "Se dieron los primeros pasos [pero], no son suficientes aún", señaló el ex titular del Banco Central y asesor informal del Ministro de Economía, Amado Boudou, Mario Blejer. Ambos hacen referencia a la decisión de Boudou de cambiar la posición del Indec en el organigrama, nombrar al frente del organismo a un hombre allegado al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y auditar las estadísticas públicas a través de un Consejo Académico de Evaluación y Seguimiento, y el Consejo de Observación Económico y Social.

"El nombramiento de un grupo de académicos a quien se pidió una evaluación de los datos y de los procedimientos puede ser un progreso. Sin embargo, no sé qué experiencia previa, conocimientos y capacidad de análisis estadística tienen", agregó Ryten, coordinador en el programa de Naciones Unidas para el Seguimiento de los Indices de Precios en Iberoamérica.

Pero el decreto 927/09 esconde varios secretos. El consejo de expertos sólo podrá "asistir, evaluar y proponer". Esto significa que, gracias a la magia del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, tendrá una actividad no vinculante. Por otra parte, será la nueva figura del director técnico quien asumirá la función de "diseñar", "desarrollar" y "ejecutar" los diversos programas del instituto. Aquí entra el nombre del designado Norberto Itzcovich. En el Ministerio de Economía dijeron a LA NACION que, no obstante, respetarían las observaciones de la comisión de especialistas.

"A Norberto lo conozco desde que de jovencito ingresó al Indec. No seguí su trayectoria profesional y no puedo evaluar si la convivencia con superiores jerárquicos dedicados a la mentira y a la duplicidad redujo su honestidad inicial, y si la intimidación por parte de los mismos lo desvertebró", sostuvo Ryten.

"Hay Moreno para rato", lo desafiaría Itzcovich. Por lo menos, así lo sostuvo frente a los medios. Unos días después de su defensa y antes de que asumiera el nuevo ministro en la cartera de Hacienda, fue nombrado en un puesto clave del Indec. En un meteórico ascenso, el espadachín técnico de la intervención y el hombre que acompaña al secretario de Comercio Interior desde su agrupación Pueblo Peronista fue premiado con el puesto de conductor máximo del organismo.

¿Qué datos proveerá Itzcovich al nuevo consejo? Juez y parte, la mano derecha de Moreno ya tiene una idea formada sobre lo que ocurre en el organismo. "Manipulaciones eran las de antes", reza el título de un artículo escrito por él en la agencia de noticias "nacional y popular" La Paco Urondo el 17 de julio pasado. "Es curioso que se arrojen sospechas de manipulaciones sobre el índice, vertidas casi todas ellas por sectores interesados, pero que no se diga ni una palabra sobre las aberraciones que se podían cometer antes, sobre todo si éstas últimas servían para incrementar artificialmente el indicador", estimó en la nota bajo la sección "Terrorismo mediático y gripe A".

El decreto es claro. "El consejo podrá asistir, evaluar y proponer al Indec las metodologías y, en su caso, emitir recomendaciones técnicas".

"Si hubiera habido voluntad de cambio, debería haber dicho ?deberá´ en vez de ?podrá´", comentó un hombre muy familiarizado con los escritos de la función pública. "Esto muestra la falta de voluntad política de darle poder al Consejo", agregó sobre el detalle. Es muy probable que tres universidades públicas, unidas en una comisión con muy poco peso, serán las que buscarán avalar la supuesta transparencia del Indec.

Una de ellas será la Universidad de Buenos Aires y más específicamente la Facultad de Ciencias Económicas (FCE). Alberto Barbieri, decano de esa casa de estudios, aclaró que esa facultad es la que tiene a los profesionales adecuados para esta tarea, siempre que sea una cuestión seria y transparente. Es probable que muchos de los prestigiosos profesores de la FCE no vayan a avalar los desmanejos del instituto. Pero también es profesor Daniel Gropper, titular de Cuentas Nacionales, un radical kirchnerista y hombre que coordina un programa de la Subsecretaría de Pyme. Gropper, que sonaba como futuro director del Indec, fue además uno de los portavoces de una encendida defensa de la intervención de los Kirchner al organismo en un acto frente su sede que organizó la Unión de Personal Civil de la Nación.

La Universidad de Tres de Febrero (Untref), otra de las elegidas por el Gobierno y con una gran trayectoria en el estudio de la Estadística, es el principal centro de reclutamiento de personal del Indec. Pero más destacable es el hecho de que en el currículum presentado en 2007 por la actual directora adjunta del organismo, Ana María Edwin, figura que fue docente titular en esa casa de estudios donde dictó la materia Marco Normativo de las Estadísticas Públicas. Roberto Muiños, otro de los hombres sindicados por ATE por pertenecer a la intervención, y director de Metodología Estadística es docente de la maestría de Generación y Análisis de Información Estadística que brinda la Untref junto con el organismo.

Según la página web del Indec, Edwin forma parte del Comité Académico de esa maestría junto con Celina Curti (coordinadora de la carrera de Estadística de la Untref) y Miguel Oliva (Coordinador del Centro de Investigación en Estadística Aplicada de la Untref y Profesor Adjunto de Informática Estadística). En la Untref dijeron que Edwin se retiró de la docencia cuando ingresó al organismo.

El vicerrector de la Universidad de Tres de Febrero, Martín Kaufmann, dijo que tienen prevista una reunión con Boudou este martes. "El problema del Indec se sobredimensionó. No tengo ninguna duda", afirmó Kaufmann. ¿Cree que hubo manipulación?, le preguntó este medio "No puedo decir si hubo manipulación o no. No lo sé, no soy estadístico. Me parecería poco serio. Algo sucedió, pero no sé más que el común de la gente", respondió.

"Estamos muy preocupados por lo que ocurre en el Indec", señaló Javier Ganem, el director de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística de Rosario. En estas tierras se creó la primera carrera de estadística aplicada del país. El contador habló de "situación" crítica y de "preocupación por la situación institucional".

Dijo que es difícil determinar si hubo manipulación, porque no se ha dado a conocer la nueva metodología y estimó que, dadas las condiciones, no tendrán problema en colaborar con el fortalecimiento institucional que ayude a darle más transparencia al Indec. No obstante, dijo que no han recibido un llamado oficial.

Finalmente, en caso de que el Gobierno busque cerrar las heridas institucionales con ATE, el gremio que más denunció la intervención, sólo deberá resucitar las actas firmadas por los trabajadores y el entonces jefe de Gabinete, Alberto Fernández, a fines de 2007. En ninguno de los artículos acordados entre ambas partes se exige la transparencia de los índices.

El frente judicial

"Yo investigo delitos no manipulaciones", sentenció el juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, el magistrado que lleva la causa que investiga las irregularidades que existen desde enero de 2007 en el organismo y que retomará mañana su actividad después de la feria judicial. "Recientemente, la UTN [Universidad Tecnológica Nacional] me ha presentado una pericia que indica que los datos consignados en la base no fueron adulterados y que se corresponden con los ingresados", subrayó. Aclaró además que la causa "no está paralizada" y que está buscando hacer un nuevo peritaje.

"Es muy probable que lo que haya habido sean cambios en la metodología", dijo Canicoba Corral. Y estimó que "toda la vida se aplicaron ciertos retoques". Sobre la ex titular del área de Precios del Indec, Graciela Bevacqua, indicó que siempre se negó a revelar el secreto estadístico y afirmó que por eso sólo se ejerció una "presión relativa" por parte de Moreno sobre ella, lo que no constituía un delito.

A contramano, el director del área de Justicia y Transparencia en el Cippec, Manuel Garrido, dijo a LA NACION que "es probable que la causa se cierre y que el tema derive en un escándalo político". Garrido denunció la violación del secreto estadístico y la falsificación ideológica de documentos. "En este punto hay mucho que discutir", entreveró y criticó a Canicoba Corral: "Es desprolijo e inusual que un juez diga en público que algo no es delito".

La pata financiera de la estrategia del Gobierno tiene fundamentos. El jefe del bloque radical en la Cámara de Diputados, quien prepara un proyecto para transparentar al Indec que engloba las diferentes propuestas de la oposición, afirmó en estos días que el supuesto justificativo del "ahorro" de $ 71.000 millones, producto de la manipulación de índices, determinaron "la fuga de $ 160.000 millones y que, por eso, 500.000 compatriotas perdieron la oportunidad de acceder a un trabajo con salario digno".

"Estamos trabajando en un canje de esos bonos [los atados a la inflación], buscando la combinación más adecuada. Algunos van a ser canjeados y otros, recomprados", dijo Boudou luego de un almuerzo con la cúpula de la UIA esta semana.

Inmediatamente, la deuda indexada por CER se disparó hasta más de un 20%. Los inversores esperan la posibilidad de deshacerse de títulos que sólo fueron un dolor de cabeza. El Gobierno quiere lograr una pequeña ventana que le de cierto acceso al mercado voluntario, ahora cerrado.

"El Estado logró reducir el poder adquisitivo de la moneda de 40 a 50% y sólo confesó que la reducción fue de menos de 20%. A esto en mi país lo llamamos robo -denunció Ryten-. Seria imperativo que se obligue a los responsables por lo que se ha hecho a admitir públicamente la ceguera de sus propósitos, el absurdo de su actuación, y la inmoralidad de sus métodos". Eso parece imposible en momentos en los que los verdugos de la verdad han comenzado a cantar el réquiem.

1) A la órbita de Boudou

* El decreto estableció que el organismo encargado de confeccionar las estadísticas pasara a depender directamente del Ministerio de Economía.

2) Director técnico

* El nuevo funcionario asumirá todas las funciones que están asignadas al director adjunto y que será el responsable del diseño, el desarrollo y la ejecución de los diversos programas de trabajo del organismo.

3) Comité académico

* Tres universidades, que se estima que serán la de Buenos Aires, la de Rosario y la de Tres de Febrero, integrarán un comité de asesoramiento. Sus dictámenes no serán vinculantes.

4) Revisión desde 1999

* El decreto establece que se revisarán todos los estudios realizados desde hace diez años y no se limitarán a mirar solamente la intervención de los últimos dos y medio.

Comentá la nota