El INDEC insiste con que la actividad económica se mantiene en crecimiento.

Ayer el INDEC difundió otro dato para la polémica. Para el Instituto oficial de estadísticas, en febrero, la actividad económica mejoró con respecto a enero y se ubicó un 2,6% por encima de igual mes de 2008. Y en los últimos 12 meses acumula un crecimiento del 5,9%, según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE).
Con estos datos, el INDEC ratifica que, si bien hay una desaceleración, la Argentina no está en recesión y que superó el retroceso del tercer trimestre de 2008, en especial el bajón de fin de año. Así, el índice oficial es el más alto para un mes de febrero desde que arranca la serie histórica en 1993.

Las mediciones de consultoras privadas marcan otra cosa. Por ejemplo, según la consultora Orlando Ferreres, la actividad tuvo en febrero una caída de 4,6% respecto al mismo mes del año anterior. Para Gabriel Rubinstein y Asociados la caída de la actividad se profundizó en enero y febrero, con una baja en ambos meses del 5,2%. Y el mes pasado hubo una moderación en la caída, en parte porque en marzo de 2008 la actividad estuvo afectada por el conflicto con el sector agropecuario.

Con los datos positivos del INDEC de enero y febrero, para el Gobierno la Argentina no está en recesión. Según los Manuales de Economía, hay recesión cuando la actividad general acumula dos trimestres consecutivos de caída.

En este caso, si bien para el INDEC hubo un leve retroceso del 0,3% en el IV Trimestre de 2008, con los datos de enero y febrero, se descuenta que el primer trimestre podría cerrar para la estadística oficial con una recuperación del 1% con relación al trimestre anterior.

Las mediciones opuestas aseguran que la recesión comenzó en octubre, se profundizó en diciembre y continuó durante el verano. Para Rubinstein y Asociados, en el IV Trimestre de 2008 la caída fue del 2,7% y en el primer trimestre de este año del 2,2%. Hacia delante, y si se mantiene el actual escenario político, la consultora estima que el segundo trimestre también sería negativo y podría remontar la actividad durante la segunda mitad de 2009.

Por ser el EMAE un indicador que engloba la actividad general, en las discrepancias entre el dato oficial y el de las consultoras privadas se resume las diferencias que se fueron difundiendo sobre otros rubros, como la producción industrial, la de la construcción, los servicios, las ventas de los supermercados y hasta la variación de los precios (IPC).

La mayor discrepancia engloba a la industria por la enorme brecha - de 8 veces -- entre los índices oficiales y los difundidos por la Unión Industrial.

Comentá la nota