Indagarán a médicos por un dictamen de incapacidad

La justicia penal citó para tomarles declaración indagatoria a cuatro médicos que dictaminaron una incapacidad del 70% en relación con una trabajadora jornalizada de la Municipalidad de Resistencia, quien se encontraba luchando por su pase a planta y que en realidad, según se comprobó, no tenía ese grado de limitaciones físicas.
Uno de los profesionales es el esposo de la intendenta Aída Ayala.

La información sobre la citación a los médicos fue difundida por Carmen López, la trabajadora a quien por ese dictamen se la desvinculó del municipio. Otros estudios ordenados por la justicia demostraron que en realidad estaba en condiciones de trabajar, por lo que se sospecha que el dictamen de los médicos implicados en el caso fue parte de una maniobra para sacarle un problema de encima a Ayala.

Un caso sorprendente

La investigación del caso se lleva adelante en la Fiscalía 1 de Resistencia, que es donde deberán comparecer la semana que viene los médicos Jorge Núñez, Gladis Montenegro, Gladis de la Iglesia y Torcuato With, hijo de un ex intendente de Resistencia durante la última dictadura militar y esposo de la intendenta Ayala.

Los profesionales integraban la Junta Médica que dictaminó que Carmen López tenía una incapacidad del 70%, lo que hizo que el municipio desistiera en 2007 de retenerla como jornalizada. La mujer era una activa luchadora, junto a otros empleados municipales en su misma condición, por el pase a planta de los precarizados. A partir de allí, se le prohibió el ingreso al edificio municipal.

Para López fue un golpe duro. De repente se quedaba sin ingreso alguno. Por absurdo que parezca, tuvo que recorrer los medios mostrando su buen estado de salud, para desmentir la incapacidad que le atribuía la Junta Médica.

Lejos de quedarse de brazos cruzados, la mujer encaró una lucha casi quijotesca por hacer valer la verdad. Otra junta médica confirmó que la incapacidad atribuida por el dictamen anterior era inexistente, y que estaba apta para asumir una relación laboral.

Sampayo en contra

López tampoco contó con el apoyo del Sindicato de Trabajadores Municipales, de Jacinto Sampayo, que en ese hecho, como en otros, también fue funcional a Aída Ayala, confirmando la excelente relación entre el gremialista y la intendenta. La trabajadora sí tuvo el apoyo de Protejer-ATE, el otro gremio que funciona dentro del municipio, pese a las presiones que reciben del STM y de las autoridades comunales.

Para reclamar su reincorporación, la jornalizada instaló frente a la sede del municipio, sobre la avenida Italia, una carpa de protesta. Con una llamativa impunidad, varios sujetos le prendieron fuego una noche.

Al comentar el estado de la causa judicial, el abogado de López, Mario Peredo Aguirre, dijo que el camino recorrido en los juzgados "fue muy duro", pero dijo que ante la contundencia de los elementos incorporados al expediente, el fiscal actuante tuvo que citar a audiencia indagatoria a los médicos intervinientes en el primer dictamen, para que expliquen por qué firmaron conclusiones tan alejadas de la realidad clínica de la trabajadora.

López, por su parte, manifestó su satisfacción por haber logrado que el esposo de Ayala y los demás profesionales tengan que rendir cuentas ahora ante la justicia. "A mi, en ese momento esa Junta Médica no me hizo ningún examen, y me declararon incapacitada en un 70%, lo que provocó mi despido. Pero hoy no pierdo las esperanzas de lograr la reincorporación a mi trabajo", dijo.

Comentá la nota