Una ley incumplida ya le costó a Córdoba $ 1.449 millones

Este año, la Provincia podría resignar más de $ 300 millones en coparticipación debido a que la Nación no respeta la cláusula del 34%.
La falta de cumplimiento de la Nación de la cláusula de garantía fijada en la Ley de Coparticipación, que asegura a las provincias un piso en el reparto de los recursos nacionales del 34 por ciento ha sido y sigue siendo muy costoso para Córdoba: en lo que va del año dejó de recibir 73 millones de pesos y a valores históricos, desde 2002, la Provincia perdió 1.449 millones, según un trabajo realizado por la consultora Economía y Regiones, al que tuvo acceso en exclusiva este medio.

Para Guillermo Giussi, economista de la consultora que conduce Rogelio Frigerio (n), es muy prematuro saber si la distribución de las retenciones a la soja puede aportar algo más de equidad en el actual esquema, puesto que una importante e incluso creciente proporción de los envíos nacionales a las provincias se giran de manera no automática, discrecional, y así lo que algunas provincias reciban a través de este fondo específico podrían dejar de recibirlo por otro concepto o incluso en términos absolutos podrían percibir menos.

Si se actualizaran los 1.449 millones según los benévolos índices oficiales del Indec, se puede observar que Córdoba perdió en los últimos siete años más de 1.800 millones de pesos, el equivalente a casi un trimestre completo de coparticipación, o el 18 por ciento del presupuesto provincial de 2008. Si se tomaran, en cambio, una inflación más realista, la Provincia habría dejado de percibir entre 2002 y el primer trimestre de este año alrededor de 2.000 millones. Sea cual fuese el cálculo final, es muy difícil que Córdoba pueda hacerse alguna vez de estos recursos que, al menos en términos legales, le habrían pertenecido.

El estudio indica además que el conjunto de todas las provincias dejó de recibir desde 2002 alrededor de 16.500 millones de pesos, si se hubiera respetado la Ley de Coparticipación 23.548 y modificatorias, de acuerdo a la denominada distribución primaria, siendo 2008 el año más negativo, ya que la Nación debió haber redistribuido unos 6.288 millones, es decir el 38 por ciento de la cifra total acumulada, a valores históricos. Por su parte, E&R agrega que "para el primer trimestre de 2009 la cifra coparticipada se ubica en el 32,3 por ciento, habiendo resignado las provincias unos 826 millones durante dicho período".

El peor año

El informe de E&R indica que el anterior fue el año en que la Provincia resignó más recursos en términos absolutos; ya que debería haber percibido 552 millones de pesos más, de haberse cumplido con la cláusula del 34 por ciento. Y en el primer trimestre de este año la diferencia acumulada ya es de 73 millones de pesos; una proyección simple indicaría que este año resignará alrededor de 300 millones, pese a los ingresos extra que recibirá en concepto de coparticipación de ingresos de derechos a las exportaciones de la soja.

Hasta ahora la única provincia que se atrevió a desafiar a la Nación a cumplir con esta garantía de redistribución fue Salta, en 2005, pero como única respuesta recibió el silencio. De allí en adelante, por cuestiones de diversa índole, las provincias han aceptado de forma disciplinada esta abierta transgresión de la norma.

Agrega el estudio que durante marzo de 2009, las provincias habrían recibido el 32,2 por ciento de la recaudación total del gobierno nacional en concepto de impuestos y aduanas (sin computar los recursos de Seguridad Social), dejando de percibir unos 295 millones de pesos por no respetarse la garantía de 34 por ciento. Este cálculo incluye las transferencias automáticas del mes de marzo

($ 5.054 millones) más las transferencias percibidas en concepto de Fonavi, Fedei y Energía Eléctrica, las cuales ascenderían a 165 millones de pesos de acuerdo a las estimaciones de E&R. Así, las transferencias totales a provincias se elevarían a 5.219 millones, frente a una recaudación total, neta de los ingresos por seguridad social, de 16.220 millones.

Comentá la nota