Se incrementó el número de delitos protagonizados por menores

Desde el Fuero Penal Juvenil, el psicólogo Adolfo Loreal, señaló que si bien no hay estadísticas, los hechos delictivos llevados a cabo por menores en el último tiempo aumentaron. Pero además, también la violencia con que se cometen. De todas formas, agregó que en Tandil la situación está controlada.
El psicólogo Adolfo Loreal, quien se desempeña en la Asesoría Pericial en el Fuero Penal Juvenil, manifestó que en el último tiempo se incrementaron los delitos protagonizados por menores, como así también la violencia con que se cometen. De todas formas, añadió que la situación está controlada y está lejos de parecerse a lo que sucede en las grandes ciudades.

Adolfo Loreal, trabajó durante 15 años desde que se creó el Tribunal de Menores en Tandil y con el cambio de legislación y la creación del nuevo Fuero, pasó a integrar parte del equipo de la Asesoría Pericial. Entre otros casos, integra el equipo multidisciplinar que se ocupa de los hechos penales y abuso en donde hay menores involucrados.

Al ser consultado sobre cuál es la situación de la minoridad hoy en Tandil, el reconocido profesional señaló: "Si bien no hay un estudio estadístico exacto que diga que antes había tantos casos y ahora hay otros puntualmente, de acuerdo a la práctica cotidiana y a lo que hemos visto desde la creación del Tribunal de Menores hasta la fecha, de alguna manera se han incrementado los casos de delitos con menores y de denuncias sobre abusos sexuales. Y digo denuncias porque no en todos los casos ese hecho ocurrió".

También se incrementó la violencia con que se cometen?

No sólo se incrementó el número de casos, sino que también la violencia con que se cometen. La gente sabe que en una época los delitos se llevaban a cabo cuando dentro de las vivienda no había nadie, ahora eso parece no importar y se ve a gente sometida y maltratada durante el hecho delictivo. Por eso, sin ser alarmista, como Tandil no es ajeno a lo que sucede en el resto del país, no sólo se han incrementado la cantidad de casos sino que, además, la gravedad de algunas de esos hechos

Es para preocuparse?

A mi modo de ver las cosas, la situación está muy lejos de parecerse a lo que está ocurriendo en Capital Federal, en Gran Buenos Aires o en otras ciudades como Mar del Plata. Nosotros seguimos habitando una ciudad que tiene mucho control social, donde la gente se conoce y eso permite un acercamiento entre el Estado y los vecinos. Esto hace que la situación esté mucho más controlada.

En esta tarea el papel del Estado es fundamental?

Hay instituciones u organismos de Estado, como puede ser el Poder Judicial o el Ejecutivo, que están trabajando de manera responsable. Incluso hay programas de asistencia que se están aplicando seriamente. De todas formas, en términos de ideales, yo creo que se podría estar mejor. Que de alguna manera no nos esté ocurriendo lo mismo que en otras ciudades, no quiere decir que Tandil sea un oasis y que reine la tranquilidad. De hecho, en los últimos años en la ciudad proliferaron las rejas y las alarmas, y eso marca un poco cual la sensación de inseguridad que tiene la gente. De alguna manera, la sociedad ha empezado hace un tiempo con algunas señales, que tiene que ver con la preservación, y eso tiene que ver con un incremento de la inseguridad.

Hay mucha reincidencia entre los menores que cometen delitos?

Hay una población que se reitera, hay una determinada población que está de alguna manera identificada y se repite en el delito. Hay algunos jóvenes a quienes repetidamente se les vuelve a abrir una causa antisocial o delictiva. Aunque de todas formas también hay sujetos nuevos.

Cuál es su intervención dentro de la Justicia?

Desde el Tribunal de Menores, que se atendían los casos penales, y ahora desde el Fuero en la Asesoría Pericial concretamente, como psicólogo, junto a un equipo de trabajo, debo hacer un diagnóstico sobre la personalidad de ese menor y brindar mi opinión o asesoramiento al Juez respecto a cuál es la situación de gravedad.

Qué pasa con los menores inimputables?

Siempre se interviene de alguna manera, en algunos casos, por ejemplo, con la internación de ese joven. A pesar que sea inimputable siempre se interviene para optimizar esa situación. Es decir, una causa de un menor que es inimputable siempre termina con una orientación de esa causa. Ya sea que deba retomar sus estudios, que deba hacer un tratamiento en caso de adicción o que deba formar parte de algún programa. Esto no tiene que ver con una condena, sino que tiene que ver con una medida que pueda encausar esa inconducta que puede estar generada por una falla en la organización psicológica o ya sea por una falla en la estimulación en la formación de ese sujeto en el ingreso del entramado social.

"Si bien se trabaja bien, no es suficiente", aseguró Loreal

La falla está en que algunos tratamientos no se realizan hasta el final

Por otra parte, el psicólogo Adolfo Loreal, respecto a la tarea que están desarrollando desde el Fuero Penal Juvenil, señaló que hay un equipo multidisciplinar conformado por los trabajadores sociales, psicólogos y médico que se ocupa de no sólo diagnosticar, sino que también asesora al Juez sobre cual es el tratamiento.

"El tema minoridad no es un diagnóstico que diga únicamente que esa persona cometió tal delito, sino que además se revisa las condiciones de salud física, mentales y lo social. Esta tarea se realiza en Tandil de manera muy responsable y si bien, para mí no es suficiente, se hace con la intención de lograr una ciudad más confiable, más segura y que haya los menos delitos posibles", señaló el funcionario de la Justicia.

Recién dijo que no se suficiente, por qué?

Para mí lo que está faltando es más integración. Si bien se está trabajando muy bien en lo que mencionaba anteriormente, con el aporte de diferentes disciplinas, me parece que está faltando más medidas de intervención. Muchas veces se diagnostica un caso, se deja claro cuál es la situación del joven que comete el delito y se indica cuales son las falencias, es decir, se hace un diagnóstico claro que indica donde está la falla que no le permite al joven su inserción social. Sin embargo, ese tratamiento muchas veces no se realiza hasta el final. Por eso, me parece que el fracaso está ahí, se hace el diagnóstico, se da el tratamiento pero no se sabe si se lleva a cabo y se hace hasta el final.

Se trabaja también en la prevención?

Esa es otra línea de trabajo, que es sumamente importante y que ya no es la terapéutica. Una comunidad madura y avanzada, debiera trabajar más en la prevención para evitar llegar al hecho delictivo. Por eso, este aumento de la inseguridad lo que está denunciando es, de cierta manera, el fracaso de políticas sociales. De todas formas, no se puede dejar de lado que estamos en un momento de la humanidad de cambios constantes y eso obliga a que las instituciones se deban acomodar de manera permanente.

Comentá la nota