Se incrementó el número de chicos que concurrirán a los comedores de verano

Si bien hasta el 5 de enero, cuando comiencen a funcionar, no se conocerá el número exacto, de acuerdo a la proyección se puede afirmar que la cifra superará a la de enero y febrero de éste año. La intención es que los chicos no sólo reciban su ración diaria de alimento, sino que también estén contenidos.
La presidenta del Consejo Escolar, Mary Fuentes, anunció que en comparación al año pasado se incrementó el número de chicos que concurrirán a los comedores de verano. Esta situación está relacionada por los efectos de la crisis, pero además, porque dichos lugares sirven de contención para los niños.

En tal sentido, la tarea para enero y febrero se dividió en tres modalidades. La primera consiste en los comedores donde se servirá el almuerzo. La segunda en diversos proyectos donde se combina la parte de almuerzo y la recreativa. Mientras que la tercera y última consiste en dos espacios con agua en la localidad de Vela y Gardey.

En cuanto a la comida que recibirán los chicos que asistirán a los comedores, la consejera explicó que se trata de dar una dieta equilibrada para el verano, teniendo en cuenta la temporada del año.

Los comedores van a funcionar en las escuelas 47, 56, 22, 10, 36 y 42, el CEF 42, Centro Complementario 802, en Cerro Leones y tal lo mencionado en Vela y Gardey. Si bien hasta que no se inicie la actividad, el 5 de enero, no se sabrá exactamente cuanto serán los chicos que concurran se calcula que por establecimiento irán entre 70 y 120 por establecimiento aproximadamente.

Cabe destacar que las licitaciones ya fueron realizadas en el Consejo Escolar y por eso en la actualidad ya están todas las necesidades cubiertas para los comedores.

Al ser consultada sobre cuál era la situación en comparación al año pasado, Mery Fuentes señaló que si bien aun es medio prematuro porque no están los números exactos, se puede decir que tanto el número de establecimientos como de chicos se incrementó.

“Este año hemos observado que, por ejemplo, la Escuela 42 ubicada en el barrio Obrero y la Escuela 10 en Las Tunitas aumentaron notoriamente su matrícula. De todas formas, cabe aclarar que no se mantiene la misma cantidad de chicos que se asisten durante el invierno”, explicó la consejera escolar.

Según narró Mery Fuentes se está trabajando para que la matrícula de la propuesta de verano sea lo más similar posible a la del invierno para evitar que algún chico sufra necesidades. “Estamos observando que la mayoría de los casos que durante el período de clases son vulnerables, generalmente continúan los meses de verano asistiendo al comedor por una cuestión nutricional. Eso quiere decir que hay familias que necesitan de un comedor para alimentar a sus hijos”, señaló la entrevistada.

Asimismo, añadió que se está trabajando para que ese edificio que funcionó como escuela durante el invierno, en el verano también sirva de contención pero de otra manera. Es decir, que “sea un centro recreativo y una alternativa, que vaya más allá de la comida que recibe diariamente. Con esto, no sólo se trata que el verano sea un momento de desnutrición, sino que también exista un sitio en donde los chicos se sientan contenidos”, agregó Fuentes.

Comentá la nota