El incremento ya hace bajar la demanda

En la zona pampeana la caída es de hasta el 12%. Se espera lo mismo en el sur.
NEUQUÉN (AN) - Camuzzi, que distribuye el gas en el interior de la provincia de Buenos Aires y en toda la Patagonia, ya comenzó a registrar una caída del consumo de entre el 8 y el 12% en la zona pampeana y sus especialistas prevén que pronto se observará el mismo fenómeno en el sur del país. En la empresa lo consideran una consecuencia de un proceso que comenzó con la aplicación de las penalidades del Plan de Uso Racional de la Energía, continuó el año pasado con el aumento del precio en boca de pozo y sigue ahora con los cargos específicos que encarecen las boletas.

La empresa comunicó que en cada ciudad se están atendiendo los casos sociales. Aquellas familias de escasos recursos que hacen un uso ineficiente y se exceden en el consumo puede pedir la intervención de Camuzzi y del ente regulador, Enargas, para obtener un beneficio que aliviane o libere la carga del adicional.

Se trata de un cargo que encarece la factura de Camuzzi, pero que la empresa recauda y traslada al gobierno nacional.

Esta es forma que la ortodoxia marcaba que debía desalentarse el uso cada vez más intenso que se hizo del gas desde el inicio del crecimiento de la economía, en 2003. El razonamiento es que con precios mayores, en los hogares se tomarían recaudos para evitar el derroche.

Este invierno, los usuarios residenciales con demandas más bajas (menos de 4.700 metros cúbicos por mes en el caso de Neuquén y el Alto Valle) quedaron afuera del cobro del cargo específico creado para alimentar un fondo fiduciario que atienda la importación de gas.

Pero el invierno que viene ese adicional alcanzará las demandas superiores a los 3.250 metros cúbicos (las categorías R3 2º y R 3 4º). En realidad, la excepción caducará el primero de septiembre de este año, pero coincide con el fin de los días más fríos y el inicio de la primavera, cuando los consumos comienzan a bajar.

No sería raro que, cerca del invierno, el gobierno nacional vuelva a exceptuar a los usuarios residenciales de consumos medianos.

Los cargos que ahora se están aplicando sobre cada metro cúbico para los hogares que más consumen son muy altos, más caros incluso que el precio mismo del gas.

Para esta franja de usuarios y en la ciudad de Neuquén, equivale a 14 centavos por metro cúbico, pero en el norte del área metropolitana, por caso, llega a los 27 centavos. La diferencia responde a las necesidades de calefacción en zonas de muy bajas temperaturas.

Camuzzi recibió el año pasado un aumento del 27% que llegó a las facturas con un impacto del 15%. Como otras empresas del rubro, seguramente el año que viene reclamará otra incremento de su tarifa.

Para bajar la demanda de gas en la Patagonia no hay muchas alternativas porque la calefacción es de primera necesidad. Las primeras medidas que aparecen en el manual es sellar las pérdidas de calor y evitar los usos ineficientes de los calefactores, pero también se puede apagar la llama de los pilotos de los aparatos que los tienen mientras no estén en uso.

Aunque parezca poco, son medidas que, en el bimestre, terminan notándose en el medidor.

Comentá la nota