Incrementan la seguridad para Alperovich durante la campaña.

En las salidas matutinas que realiza el gobernador pueden verse más efectivos vestidos de civil. Aunque no se dieron a conocer cifras oficiales, el número de guardias se habría duplicado. Demoras en la comunicación de la agenda.
Se nota a simple vista: son muchos más en comparación con los que se veían hasta hace un par de semanas. No se visten con uniforme reglamentario, pero se los reconoce sin dificultad. Sobre todo porque se los ve participando de todas las salidas matutinas que realiza el gobernador, José Alperovich, pero sin que demuestren interés por las inauguraciones de obras. En realidad, sólo están atentos a resguardar la seguridad personal del mandatario.

Al principio le costó admitirlo; pero, ante la insistencia de la prensa, Alperovich reconoció que hubo un incremento en su custodia personal. Sin embargo, aclaró que la decisión no se debió a un pedido suyo sino a una medida propia de épocas electorales. "Creo que siempre, en la parte política, hay que tener un poquito más de cuidado. Yo no he pedido absolutamente nada, pero esto es normal. Se lo resguarda un poco más al gobernador, pero yo no he tenido problemas con nadie", explicó Alperovich, por momentos hablando de sí mismo en tercera persona.

Aunque por cuestiones de seguridad no se dan a conocer datos oficiales, fuentes informadas del Poder Ejecutivo manifiestan que la custodia habitual, directamente, se habría duplicado.

Otro elemento que forma parte del nuevo esquema de seguridad implementado para el mandatario consiste en que la agenda de sus actividades diarias ya no es comunicada a los medios con un día de anticipación, como ocurre normalmente.

Por el contrario, la comunicación oficial sobre el destino de las acostumbradas salidas matinales del titular del Poder Ejecutivo se da con menos de media hora de anticipación desde la Secretaría de Prensa y Difusión.

Según las fuentes oficiales que fueron consultadas por LA GACETA, esa nueva política comunicacional busca conjurar la acción de grupos opositores que usen el escrache como método proselitista, que sin información sobre los recorridos del mandatario no pueden organizar manifestaciones. Precisamente, hasta la semana pasada, numerosos portales de internet provinciales ofrecían el listado de actividades diarias que llevaba adelante el gobernador.

Comentá la nota