Los increíbles aumentos en la luz alcanzan al doble de lo anunciado

Los increíbles aumentos en la luz alcanzan al doble de lo anunciado
El Ministerio de Planificación calculó entre 600 y 750 mil a los afectados. Un informe oficial dice que son muchos más y que las subas recayeron sobre más de un millón de hogares en Capital, La Plata y el Gran Buenos Aires. Movilizaciones en Quilmes, Ituzaingó, Tigre y La Matanza. Habrá nuevos tarifazos en marzo.
El tarifazo del servicio eléctrico alcanza a más de un millón de hogares de Capital Federal, el conurbano bonaerense y La Plata. Es el doble de lo que habían informado el Gobierno y las empresas. Según surge de un informe reservado de Cammesa, el ente que controla el Ministerio de Planificación para monitorear el mercado eléctrico, al que tuvo acceso Crítica de la Argentina, el impacto de los dos aumentos lo siente un 15% de los clientes de Edenor, Edesur y Edelap.

Cuando se hicieron los anuncios, en agosto y octubre últimos, se dijo que el ajuste alcanzaría a no más del 8% de los usuarios residenciales. Ahora se suma el incremento mayor a los consorcios y en consecuencia sobre las expensas, tal como adelantó este diario. Vecinos de Quilmes, Ituzaingó, Moreno, Tigre y La Matanza ya se movilizaron. Las asociaciones de consumidores comenzaron a juntar firmas. Los intendentes del conurbano buscaron una solución con su interlocutor válido, el ministro Julio De Vido, que sostiene la medida tomada.

El Gobierno quiso dejar a salvo a la clase media y baja del aumento de luz y descargar el costo en los segmentos que más se beneficiaron con el congelamiento tarifario de seis años. Pero no terminó siendo tan así.

En la reprogramación trimestral del servicio eléctrico publicada por Cammesa el 5 de este mes, sin quererlo, admitió que el universo afectado por el incremento es mucho mayor. Sobre el total de clientes hogareños estima que aquellos que consumen entre 1.000 y 1.400 kilovatios/ hora por bimestre representan el 8 por ciento. Entre 1.401 y 2.800 kilovatios, el 6%, y por encima de 2.800 kilovatios, un uno por ciento. La suma de los tres porcentajes desnuda que, en realidad, el alza del servicio eléctrico afectó al 15% de los hogares, casi el doble del 8% que informó el Gobierno.

El auge de la venta de equipos de aire acondicionado y otros electrodomésticos de los últimos años, y el congelamiento tarifario que fomentó el consumo desmedido, hicieron que muchos usuarios hubieran entrado en la categoría sobre la que recae el aumento. Los porcentajes de ajuste llegan al 1.000 por ciento porque se suma el sistema de castigos para el consumo en exceso (PUREE), que cobra un 100% por cada kilovatio por encima de la demanda promedio del cliente. Lo que muchos usuarios desconocen es que la normativa obliga a ahorrar un 10% de consumo contra la media de los últimos seis bimestres para no pagar la multa.

Noviembre fue el más caluroso de los últimos 53 años y diciembre también se hizo sentir. Por eso las boletas que están llegando a las casas vienen sobrecargadas.

“Por lo menos 25% de la factura es hoy por culpa del PUREE”, le dijo a Crítica de la Argentina un especialista en electricidad. En el caso de Jaime Rotapel, cliente de Edesur, es aún mayor. De los $ 427,4 que le llegaron este mes, $ 217 es por consumir de más.

Las distribuidoras alegan que esta suba tarifaria no les mejora la rentabilidad. El primer aumento de mediados de año fue para cubrir mayores costos por más inflación a las empresas. El segundo, el más fuerte, se dijo que fue para bajar los subsidios para la generación eléctrica. Sin embargo, gran parte de lo recaudado por los castigos del PUREE fue redireccionado a sus cajas gracias a la resolución 942 de la Secretaría de Energía. Son unos $ 100 millones extra que se reparten entre Edenor, Edesur y Edelap.

“Estamos recomendando no pasarse de los 1.000 kilovatios/ hora”, Cecilia Laclau, coordinadora de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec). El mismo consejo lo dan las asociaciones de consumidores mientras intentan revertir el aumento.

Según otros expertos consultados, no hace falta demasiado equipamiento eléctrico para llegar al escalón de los 1.000 kilovatios. Un aire acondicionado que funciona no menos de cinco horas por día gasta entre 300 y 400 kilovatios. Con un lavarropas, una computadora también con mucho uso, una heladera con freezer y dos televisores, ya es fácil llegar al escalón a partir del que se siente de lleno el golpe al bolsillo.

A PARTIR DE MARZO SE DISCUTE OTRA SUBA. Edenor, Edesur y Edelap tienen pendientes la renegociación tarifaria integral. Estas tres palabras significan una discusión abierta de los costos de las empresas y un panorama para un período de mediano plazo que incluye una suba de tarifas más completa, sin distinción por tipo de usuario.

Hasta ahora, los ajustes que se dieron para la distribución fueron reconocimientos por mayores costos. En 2007 se autorizó un alza del 15% para comercios e industria. Y el primero de mediados de este año alcanzó otra vez a los comercios, la industria y los hogares, pero dejó a salvo a aquellos que consumen menos de 650

kilovatios/hora por bimestre.

Alejandro Mac Fairlane, presidente de Edenor, admitió que hace falta la negociación de marzo para que la empresa, “además de prestar un servicio, sea rentable”.

El Gobierno les pidió a las empresas que presentaran un plan con sus pretensiones tarifarias para diciembre pasado. Con la cantidad de aumentos anunciados, pospuso este paso por lo menos hasta que transcurran los dos meses más fuertes del verano.

Comentá la nota