El increíble Tolo

Gallego rompió el silencio y mostró que su afilada lengua se mantiene intacta: atacó desde varios lugares a Aguilar, recordó sus títulos en River, se comparó con Bianchi y, por si fuera poco, avisó que muy pronto puede regresar a Núñez.
Explotó el Tolo. No pudo contener más las sensaciones que vivió durante la elección del nuevo técnico de River y salió al cruce. Como si JM Aguilar fuera un 10 habilidoso, Américo Rubén Gallego le tiró toda la furia encima. "Es la primera vez que veo que para elegir al técnico de River hacen sondeos con seis muchachos... ¡Para ser entrenador de River! No tengo nada contra ellos. Pero antes iban, hablaban con vos y al otro día ya estaba el contrato", arrancó en el programa Vamos con Niembro (radio Del Plata). Y sin dejar intervenir al conductor, el Tolo siguió. "Cuando escuché que (Hugo) Santilli, Enzo y Gallardo dijeron que Gallego tenía que ser el técnico, dije: 'Chau, me enterraron como loco'. Les agradezco muchísimo, pero yo sabía que para no dar el brazo a torcer las cosas iban a ser así. Yo sabía que no iba a ser el técnico de River".

-¿Era una corazonada?

-Sí, después de lo de Guadalajara (la eliminación de River en la Sudamericana) sabía que era Gorosito. Olvidate. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta. Ojo que por ahí en un año vuelvo, porque yo junto con Ramón fuimos los que más títulos le dimos al club. Y yo como jugador ni hablar, porque fui el único capitán que levantó la Intercontinental en Tokio. También fui el único entrenador en la historia, con todos los monstruos que hubo en River, en salir campeón invicto. Fui campeón otra vez, dos subcampeonatos... Entonces no sé qué me falta.

-¿Dicen que a vos te molestó que hablaran primero con Ramón Díaz?

-El que dice que no habla con técnicos que están trabajando, miente. A mí me llamó dos veces Aguilar para tomar un café. También Mario Israel... Conmigo no tenés que tomar un café, tenés que venir con el contrato y firmarlo. Para qué iban a gastar palabras conmigo si ya lo tenían a Gorosito. Yo lo que intuí fue que cuando hablaron de los más grandes, de Ramón Díaz y Gallego era para parar un poco el balón, como venían perdiendo... Decían "va a venir el Tolo, va a venir Ramón". Creo que le salió bien la jugada y le quedó el camino libre para ese gran jugador que fue Pipo. Ya está. Lo único que deseo es lo mejor para River. Yo no reniego porque no dirijo River. Tengo ofertas. Tan es así que para poder dirigir a River no agarré Jaguares, ya tenía todo arreglado.

-¿Por qué Gorosito?

-Porque cuando un presidente se enamora de otro no para hasta que lo contrata. Esto fue así.

-¿Y por qué no vos?

-Porque gané mucho. Esa es la palabra. Muchas cosas en River. El señor Aguilar quería a Pipo, a morir. Me pasó como a Bianchi en la Selección: me querían todos menos el uno. A mí un dirigente me había dicho que sí o sí era yo, ja. Pero pesó más la palabra de Aguilar.

-¿Tenés algún problema con Aguilar?

-Yo no, a lo mejor él conmigo lo tiene.

-¿No te eligieron porque sos un técnico caro?

-No hablamos de dinero.

-¿Porque ibas a pedir muchos jugadores?

-Dejá, dejá... Ahora se habla de que viene Gallardo, ¿y vos te creés que va a venir gratis? Dicen que soy caro, ¡basta de eso! Yo por River hago todos los esfuerzos. Después, no pasa por los refuerzos, en River hay que convencerse de que vos sos mejor que el otro.

A esa altura de la charla, era imposible pararlo. El Tolo está tan enchufado que dijo que "el equipo que me contrate es candidato al título, porque estoy como cuando empecé en el 94". Y lo demostró con conceptos. Dijo que Luna y Altobelli son claves en Tigre por lo que corren ("Me hacen acordar a Scocco y Borghello en Newell's"), que Battaglia lo hace acordar a él pero "es flaco y pega menos", y destacó el nivel de Seba Blanco, Ortigoza y Andújar. También dijo que Ortega debe jugar "en una pierna en River".

A modo de despedida, elogió a Santilli y a Davicce. "¿Sabés lo que eran esos presidentes?"

-¿Y Aguilar?

-No quiero hablar de más. Pero tengo unas ganas de hablar...

¿En serio, Tolo?

Comentá la nota