Un inconveniente en la subestación Fernández dejó a Bolívar sin electricidad

Se espera que hoy el suministro de energía vuelva a la normalidad. Se generaron problemas en los comercios de venta de alimentos perecederos y en las estaciones de servicio.
En el transcurso de las primeras horas de la tarde de ayer se produjo un corte en el suministro de energía eléctrica que afectó a toda la ciudad.

Según fuentes oficiales el inconveniente se generó en la sub estación Fernández cuando se produjo un cortocircuito en los tableros de servicios auxiliares. Personal de la Cooperativa Eléctrica local junto a los de Eden trabajaban al cierre de esta edición para normalizar el servicio, que en principio se restableció en una parte de la ciudad y luego en otra. No se conocía con certeza el motivo que generó el cortocircuito, manejaban la hipótesis de que el generador instalado días atrás -dada la emergencia energética- habría provocado una falla que a su vez dio lugar a una secuencia de otras que terminaron por dejar a la ciudad sin luz.

La temperatura en Bolívar alcanzó los 32 grados a media tarde y al anochecer llegó a los 29,7, situación que se hizo más notable por la falta de luz y de agua.

En principio, desde la Cooperativa buscaron asegurar energía para los pozos que proveen agua potable a fin de que, al menos, el impacto de la situación en la población no fuera tan grande.

Los comercios en problemas

Si bien la comunidad en general sufrió las consecuencias del corte, fueron los comercios los que más sintieron el apagón. La falta de luz dejó sin equipos de frío a algunos supermercados, por caso CLC que cerró sus puertas ante la cuestión. Sus encargados explicaron que sellaron las cámaras frigoríficas a fin de mantener la carne, pero temían por el mantenimiento de la cadena de frío de otros productos.

En el caso de Fausto, como Actual, encendieron grupos electrógenos propios para mantener los alimentos. Actual selló sus cámaras frigoríficas por seguridad, pero en ningún momento vio peligrar su mercadería, según informaron a este diario.

En Fausto no prendieron equipos de aire acondicionado, por caso, en tanto que, aseguraron, que los comestibles no corrieron riesgo en ningún momento.

Las heladerías se vieron perjudicadas también, en tal sentido el propietario de Chocolate contó a este diario que su negocio posee un generador con gran capacidad de modo que no sólo pudo mantener sus productos sino además permitió que otros comerciantes del rubro ocuparan espacio en sus cámaras, a fin de que no perdieran la mercadería.

El Hospital Capredoni brindó atención bajo una modalidad de emergencia con un generador propio que proveyó de energía a todo el nosocomio. El uso de la electricidad fue racionado a fin de optimizar su rendimiento, no obstante se preveía la normal atención de los pacientes como así también de emergencias, inclusive de los servicios de rayos y de cirugía, reservados únicamente para casos de urgencia.

Mientras se mantuvo el corte no hubo GNC en las estaciones de servicio.

Euskera y Esso atendían al público pero no vendían combustibles, en tanto que Las Cavas y Petrobrás de San Martín atendieron normalmente por poseer generadores de energía propios.

El alumbrado público se vio afectado y al cierre de esta edición trataban de estabilizar el servicio, dado que cada dos horas, aproximadamente se producían cortes en distintos sectores de la ciudad.

Recomendaciones

En diálogo con este diario los técnicos de la Cooperativa Eléctrica manifestaron su optimismo en que en el transcurso del día de hoy se pudiera normalizar el servicio, no obstante no se descarta que puedan generarse inconvenientes por ello se solicita a la población hacer uso racional de la energía, restringir al máximo el consumo colaboraría a la solución de los problemas.

Comentá la nota