Incontinencia verbal: Aníbal F. no dejó títere con cabeza

Dijo que Macri y De Narváez son "vagos", que Solá es un "traidor" y que Schiaretti "decidió perder". El extraño término con el que cargó a Duhalde.
El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández comenzó la semana fustigando a varios referentes de la oposición y, fiel a su estilo, desempolvó una palabra casi en desuso para cargar contra su ex padrino político, el ex presidente Eduardo Duhalde.

Fernández aseguró que el diputado Francisco de Narváez y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, "son dos vagos". De Narváez "gasta en el último año 40 millones en la campaña" y que es solamente "un packaging, puro envoltorio, livianito y que dice mentiras", atacó.

El ministro demostró haber hecho los deberes al señalar que en el año 2006 De Narváez "se ausentó en el 61 por ciento de las votaciones en el Congreso, y en el 2007 en el 76 por ciento, y en el 2008 en el 82 por ciento de las votaciones". "Si alguien va al trabajo 18 de los 22 días hábiles, perdone la grosería, yo le daría una patada en el c....", afirmó y añadió: "De Narvaez y Macri son dos vagos enormes: Macri gasta plata que le viene del padre y De Narváez la que le viene del abuelo".

El que también cobró fue el legislador Felipe Solá: "Es un traidor por naturaleza", criticó. Y sobre el cordobés Schiaretti, sostuvo que "decidió perder las elecciones, armar una lista por fuera del partido y perder: es problema de él y no del Gobierno". Menos irónico, el ministro sostuvo que "no le molesta" que la CGT pueda incluir en las listas a candidatos propios, ni le molestaría que los tuvieran, pero suspedito esta inclusión a una decisión de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Fernández disparó además contra el ex presidente Eduardo Duhalde, devenido en referente del peronismo disidente, a quien calificó como un "enquilombófico" (sic); palabra que no figura en el diccionario de la Real Academia Española. El único dirigente que se salvó de su incontinencia verbal fue Carlos Reutemann, al afirmar que "nunca lo tomé como un enemigo, me merece todo el respeto del mundo".

La campaña. El ministro de Seguridad, uno de los voceros más destacados del Gobierno, rechazó además las denuncias de que Néstor Kirchner utiliza fondos públicos para financiar su campaña, al afirmar que "si alguien lo puede probar que lo demuestre, que vaya a la Justicia y lo denuncie".

Asimismo, relativizó el rechazo de Rafael Bielsa a la oferta de encabezar la lista de candidatos a diputados por la Capital Federal. "Nosotros no somos `bielsadependientes´", lanzó el verborrágico funcionario, quien agregó: "Estuvimos con dificultades en el distrito desde hace muchos años y tal vez no sepamos interpretar a la sociedad de Capital o ella no nos interpreta como el peronismo que estamos encarnando nosotros".

Comentá la nota