El inconciente de Olivos

Por: Ricardo Kirschbaum

Casi siempre, las voces de dirigentes medios o de operadores todoterreno, como D'Elía, Pérsico o Kunkel, expresan el verdadero pensamiento del poder kirchnerista. En ese sentido, revelan el inconsciente del poder de Olivos, lo que muchas veces se quiere o desea pero no se logra por condicionamiento, política pura o imposibilidad práctica.Por esa verosimilitud fugaz hay que prestarle mucha atención a esa presunta incontinencia verbal que les hace hablar de cosas que no se pueden o no se deben decir desde Olivos.

El último episodio lo protagonizó Pérsico. Había dicho que si el kirchnerismo es derrotado en las elecciones de junio, Cristina abandonaría el gobierno para que se haga cargo Julio Cobos.Luego lo corrigió pero quedó flotando la casi certeza de que esa posibilidad anida en alguna de las pocas cabezas encumbradas del Gobierno.El impacto comunicacional buscado ya se ha conseguido: introducir en una elección legislativa un elemento de extorsión política para cambiar el carácter del comicio.

Este cambio no es menor porque transforma una elección de medio término para renovar parte de las Cámaras en un plebiscito de una gestión que viene desde mayo del 2003.

El planteo es perverso porque amenaza con una crisis insitucional si el resultado no favorece al oficialismo. Su intención es tratar de reaglutinar lo que ya se ha desprendido del kirchnerismo y ha emigrado. Que lo hayan desautorizado forma parte de las reglas de juego del poder. Se dice algo teóricamente inconveniente y luego salen las voces "sensatas" a tranquilizar las aguas. Pero aquellos traducen mucho mejor que los sensatos el pensamiento profundo de Kirchner.

Comentá la nota