El incómodo dilema de la Coalición Cívica

Pronunciarse en contra de la salida de Martín Redrado y convalidar de esa manera una gestión que considera muy cuestionable, u opinar en favor de la remoción y quedar así, al menos a primera vista, cerca de la postura del Gobierno. Esa es la cuestión, en estas horas, para Alfonso Prat-Gay, el diputado de la Coalición Cívica (CC) que integra la comisión especial que debe aconsejar al Poder Ejecutivo.
La intención original de Prat-Gay, de acuerdo con fuentes partidarias y con la orientación que tuvo su trabajo en la comisión especial, era volcarse por la salida de Redrado, aunque por motivos bien diferentes de los que expondrá el diputado Gustavo Marconato, el representante del oficialismo en el cuerpo.

Apuntaría, detallaron los informantes, a falencias en el ejercicio de las atribuciones para el control de la inflación que tiene el Banco Central. Para ello, no se concentraría sólo en la constitución del Fondo de Bicentenario, sino que analizaría los casi seis años de gestión de Redrado.

Esas intenciones chocan contra una fuerte presión de un grupo de legisladores de la CC para que, incluso sin desechar los cuestionamientos contra Redrado, Prat-Gay se pronuncie en contra del pedido de remoción que hizo la Presidenta, referido sólo a la negativa del funcionario al uso de reservas. "No es un voto personal; es el voto de la Coalición Cívica y de toda la oposición", dijo a La Nacion un miembro del bloque.

Por intermedio de sus voceros, la líder de la CC, Elisa Carrió, desautorizó las presiones sobre Prat-Gay y sostuvo que confía en la decisión que tomará el diputado, por su "capacidad técnica y sus conocimientos".

ALFONSO PRAT-GAY

Diputado opositor

* Gestión cuestionable: tiene mala opinión de la gestión de Redrado, pero no quiere ser funcional a los intereses del Gobierno.

* Presión del bloque: muchos de sus pares le recuerdan que su voto no es personal.

Comentá la nota