La incomodidad de Bruera en su 'reencuentro' con Kirchner

Después de evitar su presencia el último domingo en el acto, justamente, por el día de la Lealtad en el Teatro Argentino de La Plata, Pablo Bruera se decidió finalmente a enfrentar la realidad, y participó del acto por la Ley de Medios en ese mismo escenario, rodeado también –como aquella vez- de los más emblemáticos defensores de la gestión K.
Claro que el motivo del convite, esta vez, nada tenía que ver con cuestiones de lealtades, por lo que a diferencia del último sábado, se lo vio algo distendido al Jefe Comunal al que muchos catalogan de traidor a la causa kirchnerista, pese a que –¿casualmente?- le tocó en suerte presenciar el acto que encabezó Cristina Fernández de Kirchner al lado del ultra kirchnerista Carlos Kunkel. Y a sólo dos sillas –una hilera por encima- del ex intendente platense y ultra adversario suyo, Julio César Alak, que participó del evento en su carácter de Ministro de Cristina Kirchner.

La supuesta comodidad que trató de evidenciar Pablo Bruera, se vio seriamente comprometida cuando hizo ingreso al Palco del Teatro Argentino, el ex presidente, Néstor Kirchner, en medio de un sostenido aplauso y centro de todas las miradas, que se abalanzaban a su paso para robarle al menos un saludo al ex mandatario.

Deliberado o no, lo cierto es que el santacruceño demoró al menos 10 minutos para recorrer 50 metros, en los que se detuvo a cada paso para regalar besos y abrazos a sus seguidores, funcionarios –de diferente rango- muchos de ellos.

El desplante al menos de la bienvenida al acto que experimentó Bruera cuando Néstor Kirchner pasó a su lado ignorando su presencia, se sobredimensionó por el abrazo cálido que le regaló a su antecesor y actual Ministro de Justicia, Julio Alak, un metro delante de sus narices.

Después, en el cierre del acto, el Jefe Comunal platense alcanzó su cometido, abalanzándose al paso de Néstor Kirchner, para robarle un apretón de manos y recibir, vaya uno a saber con qué motivación, un par de cachetazos en sus mejillas de parte del santacruceño.

Comentá la nota