Incipiente polémica por posible pérdida de fuentes de trabajo

La media sanción de la Ley de Medios en la Cámara de Diputados y su próximo tratamiento en el Senado encendió una incipiente polémica por los efectos que podría provocar la nueva normativa en el mercado Periodístico, desde donde advierten que se perderán fuentes de trabajo.
La polémica tiene como protagonistas al Gobierno por un lado y a los multimedios Clarín y América en la vereda opuesta, que pusieron placas en sus respectivas señales de noticias contra la

iniciativa impulsada en la Casa Rosada.

Desde su señal de cable Todo Noticias (TN) el Grupo Clarín puso al aire placas que advierten que ese medio de comunicación puede "desaparecer", mientras que América 24 puso un "insert" a la izquierda de la pantalla con un contador de las horas que van pasando desde la aprobación de lo que denominó "cepo K".

"TN puede desaparecer", reza una de las placas en cuestión, tras la sanción del proyecto que le impide a esa señal seguir operando en las actuales condiciones -con alcance nacional y emitiendo a la vez otros canales de cable- en el perentorio plazo de un año.

Desde el Gobierno, el titular del Comfer, Gabriel Mariotto, salió al cruce de TN al asegurar que la señal del grupo Clarín busca "sensibilizar a su audiencia".

En declaraciones radiales, el funcionario aseguró además que, en lugar de que se pierdan fuentes de trabajo, lo que sucederá cuando se aplique la nueva ley es que el empleo del sector "se agigantará".

"Fíjense lo que está pasando con el fútbol", dijo Mariotto y buscó con ese ejemplo garantizar que las fuentes de trabajo no se perderán, porque los trabajadores que sean despedidos de un canal podrán "reinsertarse" en los nuevos medios de comunicación que se creen en el mediano plazo.

Aludió así a la anulación del contrato entre la AFA y la empresa Televisión Satelital Codificada (TCS), en la que tiene participación el Grupo Clarín, que daba a TyC Sports el control total de las imágenes del fútbol de primera división.

Con todo, una duda que aún no fue despejada por las autoridades es qué sucederá con los trabajadores de los medios afectados por la nueva ley hasta tanto surjan otras fuentes de trabajo.

"Comprendo esa situación, pero garantizo que la ley multiplicará las voces y por ende las fuentes de trabajo", aseguró el titular del Comfer, principal impulsor de la nueva normativa.

Mientras tanto, América TV, del cual el diputado del PJ disidente Francisco De Narváez es accionista, puso una placa casi permanente en la que habló de "Cepo K".

El mensaje, anclado sobre a izquierda de la pantalla y sobre un fondo negro, incluyó un cronómetro con hora de comienzo en el momento en que se aprobó el proyecto oficial en Diputados.

En caso de aprobarse la ley en el Senado, el Grupo Clarín debería desprenderse de Canal 13 y varias de las señales de cable que posee porque el boceto impide que un cableoperador -es dueño de Cablevisión y Multicanal- tenga una señal de televisión abierta y permite contar sólo con un "canal local".

El multimedios América, en tanto, debería desprenderse del canal de aire América o cerrar el cable Supercanal.

Comentá la nota