Sin incidentes, Quiroga declaró contra Sitramune

Acompañado por familiares y allegados tanto al ingreso como a la salida de la Cámara Criminal 2, el ex intendente Horacio Quiroga prestó ayer declaración testimonial en el juicio contra 17 integrantes del gremio Sitramune y aseguró que en el transcurso de la protesta de 2005 "sentí temor y por eso no fui varios días a trabajar".
Mientras Quiroga destacó que "denunciamos lo que para nosotros es un delito", el abogado de los imputados Ricardo Cancela, aseguró que "con esta declaración terminó la causa, porque es evidente que es improcedente".

El ex intendente ingresó al recinto caminando y se retiró de la misma forma, aunque ante el silbido y los insultos de un reducido grupo de manifestantes, quienes contrariamente a lo esperado, se mostraron en menor número que en las jornadas anteriores.

Dentro de la sala el clima no fue tan cordial y si bien ni la defensa, ni la fiscalía comprometieron el testimonio de Quiroga, la presencia de los 17 imputados, entre ellos el ex secretario general del gremio, Luis Martínez, hizo parecer por momentos que el juzgado era Quiroga.

El diputado nacional electo relató con detalles los incidentes ocurridos en el transcurso de la huelga que comenzó en junio de 2005 y se prolongó por casi tres meses, y mientras aseguró que se sintió intimidado por las amenazantes declaraciones de los integrantes del gremio, no respondió las consultas de la defensa acerca de que en medio del conflicto se habría tomado vacaciones.

Declaración "débil e inconsistente"

Para Martínez, el principal imputado, la declaración de Quiroga fue "débil e inconsistente", mientras que para el ex jefe comunal "lo que relaté es una serie de hechos que tenían connotaciones que salían del marco natural con acciones que desde nuestro punto de vista constituyen un delito y que lo que buscaban era hacer perder la calidad del gobierno".

En tanto que para Cancela, el defensor de los 16 choferes imputados del delito de malversación de caudales públicos y de Martínez, quien está imputado de coacción simple, "Quiroga vino a dar sus interpretaciones" y se destacó que "creo desde el comienzo del juicio que se va camino a la absolución y con esta declaración más aún". El defensor señaló que "es innecesario llegar al ámbito judicial con este tema que se puede dar en lo político pero no en lo judicial porque es un dispendio inútil que se puede resolver en otra instancia". Tras la declaración ayer de dos testigos por la querella el juicio continuará hoy con la presencia de otros dos testigos que en 2005 eran funcionarios.

Comentá la nota