Incidentes en operativo de Montoya en

Incidentes en operativo de Montoya en
Una serie de incidentes se produjeron en la feria La Salada, ubicada en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, donde algunos puesteros arrojaron huevos a inspectores y policías, molestos por el amplio operativo fiscal que se desarrolló en el lugar.
El titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, encabezó esta mañana un operativo de detección de evasión fiscal, procedencia de mercadería y otras irregularidades en la popular feria bonaerense.

Algunos puesteros del predio de Punta Mogotes se resistieron al operativo, que estuvo a cargo de unos 220 agentes, quienes fueron sorprendidos con una lluvia de huevos e insultos que impidió el normal desarrollo de las inspecciones.

"Queremos dejar claro que no hay ninguna zona liberada y si no lo terminamos hoy lo haremos otro día. Desplegamos este operativo en la feria porque queremos saber cuáles son los grandes abastecedores que usan a esta gente para evadir los impuestos", explicó el funcionario.

Montoya sostuvo que "los puesteros chiquitos presentan irregularidades pero hay alguien que les vende la mercadería", para luego destacar que "esto es un combate a la marginalidad".

"Mucha de la mercadería encontrada aquí, tanto la de marca original como la falsificada, según los puesteros se compra en las tiendas de la calle Lavalle en la Ciudad de Buenos Aires y nos dicen que es muy difícil conseguir facturas por esas compras", indicó.

Según fuentes policiales, se detectaron por lo menos 33 camiones sin la documentación necesaria, con mercadería robada o trucha, o con problemas de evasión.

Por su parte, el administrador de la feria Punta Mogotes, Jorge Castillo, calificó de "payasada", al operativo que desarrollaron agentes de ARBA.

"Tiene que haber controles en la vía pública, y aquel que transporta cosas que no corresponde que le secuestren la mercadería. Hoy lo que pasa es que lo agarran, lo curran, le sacan 150 pesos o lo que sea según el tamaño de lo que lleva", afirmó.

En ese sentido, Castillo aseguró que "para la televisión demostramos intención de mejorar las cosas, pero en la práctica es todo una payasada", aseguró el feriante en declaraciones a radio La Red.

"Lo único que hubo fueron algunos huevazos para todos, porque la gente reaccionó. Siempre los operativos los sufrimos los predios, que son los que pagamos. Hay que tener la decisión política de terminar con lo que está mal", concluyó.

Con más de 20 mil puestos que generan más de nueve millones de dólares por semana falsificando marcas, La Salada es una de las ferias ilegales más grandes de Latinoamérica.

Ubicada a la vera del Riachuelo, esos comercios dan trabajo unos siete mil empleados, y reciben a miles de visitantes de todo el país.

Comentá la nota