Incidentes dejaron policías heridos y manifestantes detenidos

Un inesperado final tuvo el reclamo que un minúsculo grupo de 4 a 5 personas llevaba adelante en la Secretaría de Relaciones Institucionales, pidiendo la ambulancia para la Margen Sur.
La irrupción de los manifestantes en las oficinas administrativas motivó la presencia policial y el choque con policías durante el confuso desalojo. Cuatro efectivos recibieron golpes y dos manifestantes terminaron detenidos por «atentado y resistencia a la autoridad».

Los incidentes se produjeron minutos después de las 11:00 de ayer, cuando acontecía otro día de protesta en la sede de la Secretaría de Relaciones Institucionales de Gobierno, en Avda. San Martín 44, donde un grupo de cuatro a cinco personas llevan adelante el reclamo por medidas sanitarias para la Margen Sur.

A pesar de no contar con apoyo popular, esta singular medida se extendió en el tiempo e incluso llegó a producir «impresentables» cortes de la avenida San Martín, en algunos casos solamente por dos personas que, chulengo de por medio, se hacían dueños de una de las manos de la principal arteria de la ciudad con total impunidad.

La falta de respuestas desde el Gobierno llevó a que este grupo de sujetos recrudecieran las medidas con el pasar de los días, y ayer por la mañana decidieron profundizar su reclamo, escabulléndose por la puerta de mesa de entrada, por lo que pasaron del hall de espera hacia las oficinas administrativas de Relaciones Institucionales.

Esto generó que los empleados, ante la ausencia del subsecretario de Coordinación de Gobierno, Daniel Larroudé, solicitaran presencia policial que se hizo efectiva con cuatro policías que invitaron a estas personas a abandonar la oficina.

Los manifestantes se negaron a ello, lo que derivó en su desalojo y posteriores incidentes que se iniciaron cuando desde el exterior del edificio se arrojaron piedras y gas pimienta.

El jefe de la Unidad Regional Norte, comisario César Núñez, brindó una versión oficial de los hechos al señalar «allí comenzaron forcejeos, adentro, con el personal policial y se procedió por ende a la detención de dos personas», agregando que a partir de ello comenzaron los hechos «desde el exterior arrojaron al interior del recinto gas pimienta, lo que provocó el forcejeo con las personas porque a un efectivo se le cayó la tonfa y aparentemente el señor que está detenido comenzó a agredir al personal policial con ese elemento. Las heridas del personal policial fueron leves, siendo lo de mayor gravedad los golpes recibidos por el oficial Matosky, pero sólo hematomas».

Desde la Unidad Regional Norte confirmaron que los policías lesionados fueron cuatro; el subcomisario Fernando Rivero con un golpe en la cabeza, el inspector Cristian García Matosky con golpes en hombro y brazo, el sargento Pablo Romano con golpes en una de sus manos, y un agente de apellido Morales con un golpe en la boca.

Atentado y resistencia a la autoridad

El procedimiento derivó en la detención de dos de los manifestantes, quienes fueron identificados como una pareja, compuesta por Carlos Daniel Javier de 28 años y Karen Barrientos Aguilar, ciudadana chilena de 33; quienes quedaron a disposición del juzgado de turno, imputados del delito de «atentado y resistencia contra la autoridad», además de «lesiones» y «daños».

Estas personas fueron trasladadas a sede policial y notificadas de derechos y garantías por los hechos imputados, a la vez que se les inició el trámite de identificación y averiguación de antecedentes. Una vez finalizado ello, recuperaron la libertad a media tarde de ayer, descomprimiendo la tensa situación que generaba la presencia de grupos de personas en el frente de la Unidad Regional Norte de la Policía y en la Secretaría de Relaciones Institucionales.

NO HUBO DENUNCIAS DE LOS MANIFESTANTES

Videos no mostraron la tan mentada represión

Una de las vecinas de Margen Sur que se había acercado ayer a la Secretaría de Relaciones Institucionales para llevarles agua y comida a los manifestantes, aseguró que pudo observar lo que consideró fue «una represión».

«Encima de uno de los muchachos se tiraron diez policías y empezaron a pegarles golpes en la espalda, nosotros empezamos a gritar de porqué lo golpeaban y decían que se resistían a la detención, y en ningún momento ellos se resistieron», dijo la mujer.

Sobre la versión que indicaba que los manifestantes ingresaron a las oficinas, esta mujer señaló: «el forcejeo fue en el pasillo de la entrada y tenemos el video filmado para que todo el mundo pueda ver el Gobierno represor que tenemos. Yo estaba con mis hijos y ellos salieron a las patadas hacia fuera donde estábamos nosotros y tirando gas pimienta, por lo que tuvimos que salir de ahí».

«Hoy fue algo impresionante porque estábamos todos tranquilos, no sabemos qué paso, eran cuatro los que estaban adentro tocando el bombo y les cayeron encima todos, empezaron a patear puertas, mesas, todo», agregando finalmente la mujer, «nos dijeron que tenían orden del Gobierno de desalojarlos a todos, fue una represión total», concluyó diciendo.

Las mujeres portaban consigo filmaciones tomadas con celulares, en las cuales ninguna de las imágenes coincidió con la situación descripta en sus declaraciones, y ello se evidenció en que precisamente no hubo ninguna denuncia presentada en este sentido.

Comentá la nota