La incertidumbre se paga cara: los bonos cayeron hasta 4% y la bolsa perdió 1,5%

Los inversores castigan el revuelo que generó el desplazamiento del titular del Central y los precios aún no se acomodaron. Dicen que la volatilidad en el mercado continuará si no se vislumbra una salida al conflicto. Hay poco caudal de negocios y eso ayuda a que las bajas no se potencien todavía más
La guerra judicial entre Martín Redrado, el presidente del Banco Central, y el Poder Ejecutivo, sigue impactando en los activos argentinos. Lejos de la tranquilidad que se vivió en Wall Street, con subas de 0,5% para el índice Dow Jones, en la plaza local tanto bonos como acciones sucumbieron a la incertidumbre que genera la pelea. La Bolsa perdió 1,5% y los títulos públicos cayeron hasta 4%, con poco caudal de negocios y algunas operaciones en la última hora que achican el rojo inicial. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), la historia fue al revés: los bonos arrancaron con tono firme pero con el avance de la sesión la tendencia se consolidó a la baja, reduciendo además el ritmo de negocios que llegó a $ 446 millones, menos de la mitad de lo que se opera habitualmente.

Los operadores de la city contaron que el malhumor viene a cuento de varios hechos que generan incertidumbre. La disputa por el BCRA hace que los planes oficiales para lanzar el canje de deuda lleven un tiempo más, cuando los precios de los activos ya habían incorporado una operación exitosa. No se duda que así sea, pero como se aplazaron los tiempos, los inversores salen a vender.

"Con este tema de que se posterga el lanzamiento del canje y por la expectativa que había concentrada, hoy existe un signo de interrogación bastante importante. También el mercado empieza a analizar por qué tanta urgencia en utilizar los fondos del Central. Esas dudas no estaban en la plaza hace dos semanas y parece que este conflicto va para largo", explicó Mariano Tavelli, vicepresidente de Tavelli & Cía. Sociedad de Bolsa.

Para los agentes del mercado, el hecho de que la calificadora Fitch Ratings y Moody’s hayan advertido sobre posibles bajas de calificación por la pelea Redrado-CFK, no afecta demasiado (ver página dos). Recuerdan que la nota argentina es de por sí bajísima, algo que ya dejaba totalmente afuera del mapa al país. "Un downgrade, a esta altura, no cambia la película. Por la Argentina y las calificadoras, ninguna tiene buena reputación", dijo un operador.

Pocas luces

En la plaza accionaria lo que no hubo fueron negocios. Un dato positivo si se quiere, ya que dice que "el mercado no convalida la baja". El Merval perdió 1,5% para cerrar en los los 2.317,74 puntos. Entre las acciones que más bajaron se ubicaron Galicia (-4,20%), Banco Patagonia (-3,83%) y Edenor (-3,35%), mientras que no hubo ningún papel en alza dentro del principal indicador bursátil local. El volumen de negocios apenas alcanzó los $ 37,70 millones, de los cuales $ 4,01 millones correspondieron a Cedears (certificados de papeles extranjeros que cotizan en Buenos Aires). "El Merval volvió a girar a la baja de la mano de los papeles bancarios, afectados por la caída en bonos importantes, dentro de un cuadro de fundamentos que obliga a hacerse de liquidez", sostuvo Dionisio Corneille, director de Corneille Sociedad de Bolsa.

El bajo nivel de negocios en bonos y acciones y el hecho de que hayan clausurado en negativo habla de que ningún jugador institucional se hizo presente en el mercado. Días atrás se rumoreó que la ANSeS había evitado mayores caídas en el mercado, algo que desde el organismo niegan alegando que "no hay movimiento de la cartera". Ayer, por lo menos, el resultado le dio la razón a la gente de Diego Bossio. "No vimos grandes inversores y eso preocupa porque de extenderse el conflicto alguien tiene que salir a sostener los precios", consignaron desde un banco.

Julio Bruni, director de Arpenta Sociedad de Bolsa, explicó que "hubo pocos tomadores y pocos vendedores, si hubiera mucha oferta los bonos se venderían a cualquier precio. Sucede que el inversor no quiere malvender".

Para el especialista, si continúa este estado de incertidumbre en el mercado, "van a seguir sumandose vendedores, creo que vamos a tener que buscar mecanismo para frenar la incertidumbre". De todas formas, algunos operadores de la city dicen que hay negocios intradiarios bastante redituables para los grandes jugadores. O sea, dependiendo de cómo abre el mercado y si están posicionados o no, actúan para maximizar utilidades en el mismo día.

Comentá la nota