Incertidumbre ante otra ruptura entre Vicente y Giacomino

El vice dice que lo dejaron solo. El intendente ayer prefirió el silencio.
Los desmanes que provocaron el jueves pasado dirigentes del Sindicato Único de Empleados Municipales (Suoem) en el Concejo Deliberante, alimentaron la disputa que vienen sosteniendo el intendente Daniel Giacomino y el viceintendente Carlos Vicente.

El distanciamiento político de las máximas autoridades agudiza la crisis del municipio capitalino, en medio de la embestida de los municipales por reclamos de aumentos salariales.

Vicente ayer insistió en cuestionar al intendente, a quien acusó de "dejarlo solo" en medio de una "difícil situación institucional". "Cuando el intendente estuvo en una situación muy complicada, yo fui al municipio a respaldar la institucionalidad. No pasó lo mismo ayer (por el jueves). Nadie del Ejecutivo se acercó ni siquiera para consultarme qué estaba sucediendo", afirmó el viceintendente.

La segunda autoridad de la ciudad destacó, que más allá de los incidentes, el Concejo Deliberante funcionó por la noche y aprobó las ordenanzas. "Las instituciones funcionaron y se evitó profundizar la violencia. Tal vez esto haya molestado a alguien", dijo Vicente, sin precisar a quien se refería.

Por su parte, como el intendente Giacomino ayer prefirió el silencio. Fue el secretario de Gobierno, Guillermo Luque, quien salió a responderle al viceintendente.

El funcionario aseguró que el intendente no abandonó al viceintendente: "A todos nos preocupa el Concejo Deliberante, los concejales y el viceintendente. Nos preocupa ahora que sufrió la violencia de esta patota y también cuando Luis Juez dijo que había coimas".

Según Luque, él mismo se reunió con Vicente días atrás y le adelantó que enviarían las ordenanzas polémicas. "Él –dijo Luque refiriéndose a Vicente– no mencionó si estaba a favor o en contra, pero yo le avisé que las enviaríamos".

Luis Juez también opinó sobre el conflicto municipal. En declaraciones a radio Universidad, el ex intendente criticó a Giacomino, pero fue particularmente duro con Rubén Daniele, titular del Suoem. "Así a Daniel no le sirve. Lo único que hace es tirarse a los vecinos en contra. Nunca un tipo con una piedra en la mano tiene la razón".

Sin mayoría. Luque negó que el Ejecutivo ya haya consensuado otros proyectos de ordenanza con los opositores "aliados", pero dijo que todo consenso es bienvenido y "es la única forma de enfrentar las actitudes totalitarias".

Los ediles de los bloques opositores que acordaron el tratamiento de las ordenanzas aprobadas en la madrugada del viernes, negaron que exista un "acuerdo político" con el intendente.

El radical Ramón Mestre dijo que su bloque es opositor. "Nuestra posición es muy clara. Somos oposición y seguiremos con la tarea de control de esta gestión que es pésima, como la anterior de Luis Juez. Votaremos las ordenanzas que creemos mejorarán la ciudad y rechazaremos las que no consideremos de ese modo".

En igual sentido de expresaron los ediles que responden a Olga Riutort y al peronismo.

Desde el Suoem, en tanto, reiteraron su decisión de denunciar el próximo lunes ante la secretaría de Trabajo que el municipio violó la conciliación obligatoria.

Damián Bizzi, vocero del sindicato, afirmó que el municipio intenta ganar tiempo . "Es clara la estrategia del Ejecutivo. Pide la conciliación obligatoria y luego impulsa ordenanzas que afectan la negociación. Nuestra posición será muy firme. El municipio debe ser sancionado por haber violado la conciliación".

Los tres proyectos de la polémica

Tope al gasto salarial. La ordenanza fue aprobada el jueves. Establece que en 2010 el municipio no podrá destinar más del 55 por ciento de sus ingresos a sueldos. En 2011, el porcentaje baja al 50 por ciento.

Servicios esenciales. Proyecto de resolución aprobado el jueves. Establece cuáles son los servicios básicos y dice que no podrán ser alterados o suprimidos. Si alguna medida de fuerza llegara a afectarlos, deberá anunciarse 72 horas antes.

Límite a las asambleas. Es un proyecto de ordenanza del Ejecutivo que no fue aprobado. Establece que las asambleas informativas no pueden durar más de una hora y que deben ser autorizadas por los funcionarios.

Comentá la nota