Incendios en Australia: aumenta la cifra de víctimas y temen que alcance los 200 muertos

Incendios en Australia: aumenta la cifra de víctimas y temen que alcance los 200 muertos
Las autoridades australianas aumentaron de 181 a 189 la cifra oficial de muertos en los incendios del estado sureño de Victoria y advirtieron de que el número subirá más, cuando los bomberos tratan de controlar ocho fuegos que no amenazan poblaciones.
El ajuste en la cifra de víctimas mortales se produce después de que el fin de semana pasado los equipos de investigación descubrieran más cadáveres.

Al comunicar el nuevo dato, el subdirector de la Policía de Victoria, Kieran Walshe, explicó a la prensa que los expertos habían completado su trabajo en las zonas abiertas y que comenzarían la búsqueda de más víctimas en lugares cerrados y más difíciles, por lo que solicitó comprensión a la población.

"Creo que deberíamos aguardar a ver el desarrollo de la situación durante la próxima semana o diez días", manifestó Walshe, al tiempo que avisaba que todo indica que habrá más muertos.

El policía señaló la posibilidad de que en algún caso no sea posible conocer la identidad de los restos hallados "porque resultará imposible determinar si son humanos o no".

El mayor número de muertos corresponde a la zona de Kinglake, con 128, seguido de la población de Marysville, con 43, aunque las autoridades creen que en esta segunda población la cifra final puede llegar a 100 de sus 519 habitantes.

Los bomberos enviados por Nueva Zelanda intervinieron hoy en el frente de Yarra con técnicas "secas", que son útiles en bosques de eucaliptos porque no utilizan agua y emplean como medidas de contención quema controlada y cortafuegos subterráneos, este último para evitar que el fuego se propague por las raíces.

El portavoz de los bomberos, Russell Rees, indicó que las previsiones meteorológicas son favorables, pero el bosque continúa estando muy seco y es muy fácil que se reanimen los incendios si el viento sopla en cualquier momento.

Unos 4.000 bomberos, además de voluntarios, combaten las llamas con el apoyo de camiones y aviones cisterna y maquinaria pesada.

Además de los muertos oficiales, los incendios destruyeron 1.800 casas, arrasaron 455.000 hectáreas de terreno y causaron 7.000 personas desplazadas.

Por otro lado, el australiano Brendan Sokaluk, de 39 años, compareció en un juzgado de Melbourne, la capital del estado, acusado de iniciar un incendio en una plantación próxima a Churchill y se le citó de nuevo el 26 de mayo.

Sokaluk fue arrestado el viernes pasado y, después de varias horas de interrogatorio con la policía, fue acusado de iniciar un fuego que causó muertes, de provocar un incendio forestal y de posesión de pornografía infantil.

Los incendios en Victoria, algunos provocados, comenzaron el 7 de febrero cuando la región meridional de Australia llevaba dos semanas bajo una ola de calor sin precedentes.

Comentá la nota