El incendio de un transformador ubicado en la Plaza 25 de Mayo generó el corte de energía eléctrica en un sector del Centro

Un incendio pequeño en dimensiones pero de suma relevancia para el suministro de energía en un sector de la zona céntrica sumamente habitado, se produjo ayer en una de las subestaciones de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Pergamino (Celp), ubicada en la Plaza 25 de Mayo.
El siniestro, producto de un desperfecto en uno de los dos transformadores subterráneos, generó una columna de humo negro que se filtraba por uno de los respiraderos y la tapa que cubre la fosa de acceso a la subestación lo que invadió en pocos minutos la zona llamando la atención de muchos curiosos que se acercaban para averiguar lo que estaba ocurriendo.

El incendio se produjo alrededor de las 11:15 y de inmediato se dio aviso a bomberos voluntarios que llegaron al lugar en cuestión de minutos. Sin embargo los efectivos poco pudieron hacer hasta la llegada de una cuadrilla de la Celp que le quitó el candado a la tapa y garantizó que el suministro de energía estaba cortado, para poder ingresar.

Aún así la tarea que tuvieron que realizar los bomberos fue bastante compleja por factores adversos como el espacio reducido, el humo constante y la escasa visibilidad, que complicaron la llegada hasta el foco del incendio.

Bomberos

Al respecto el jefe del Cuerpo Activo, Ramiro Puig, indicó a LA OPINION que debieron “aguardar que la Cooperativa Eléctrica liberara el acceso al lugar y posteriormente ventilar el espacio para luego ingresar con los equipos de respiración autónoma.

“El foco se produjo en uno de los dos transformadores, el cual se quemó por completo, mientras que el restante sufrió serios daños por la temperatura, al igual que la totalidad de los cables”.

Participaron del operativo un total de tres unidades y ocho efectivos que tardaron alrededor de una hora para extinguir por completo las llamas. Sin embargo, otro móvil regresó al lugar pasadas las 14:00 para enfriar la subestación con agua pulverizada y permitir el ingreso a los técnicos de la Cooperativa. Mientras tanto varios usuarios de la red quedaron sin electricidad y con una gran incertidumbre por cuanto desconocían la gravedad de la situación.

Operativo vehicular

Por otra parte, personal de la Comisaría Primera e Inspección General desplegaron un operativo de tránsito en la intersección de 9 de Julio y Echevarría y Pinto y 9 de Julio para no obstaculizar el trabajo de Bomberos e impedir el embotellamiento de vehículos en la zona, ya que la avenida Julio A. Roca se encontraba cortada en ambos carrilles.

Reparaciones

Los técnicos de la Cooperativa Eléctrica comenzaron a trabajar alrededor de las 14:30 extrayendo primeramente los transformadores y cables que se habían quemado lo que demandó un tiempo prudencial, para posteriormente comenzar a reparar los daños, una actividad que según indicaron continuará en la jornada de hoy.

Uno de los técnicos de la Celp explicó que “el incendio en uno de los dos transformadores de la estación subterránea se generó a raíz de un desperfecto, lo que provocó serios daños en el otro aparato y destruyó por completo los cables de media y baja tención”. Indicó además que “la subestación cuenta con dos transformadores de 800 y 500 KVA, los cuales quedaron inutilizables y deberán ser reemplazados. Sin embargo, el mayor inconveniente es empalmar los cables quemados ya que son varias líneas, lo que demandará horas de trabajo. En cambio los transformadores pueden sustituirse con mayor rapidez”.

Si bien no se puede estimar el tiempo que requerirá normalizar el suministro, en la tarde de ayer la Cooperativa puso a funcionar un equipo electrógeno para reabastecer a domicilios y comercios de las inmediaciones y reconocieron que “algunos sectores van a disponer de energía y otros deberán esperar un poco más.

Por otra parte, en forma provisoria los operarios de la Celp distribuyeron la energía desde otras subestaciones, pero las altas temperaturas registradas en la tarde de ayer complicaron la repartición del suministro.

Respecto del motivo que dio origen al siniestro, uno de los técnicos explicó que “se produjo como consecuencia de una falla propia del equipo y descartó que sea producto de una imprudencia humana como arrojar una colilla de cigarrillo”.

Comentá la nota