Un incendio provocó un inmenso apagón en Neuquén y Río Negro.

Unos pastizales se prendieron fuego en Arroyito y generaron la falla de una línea de alta tensión, que produjo un efecto en cadena en el sistema eléctrico.

El corte de energía se registró desde Plottier hasta Villa Regina y en el norte neuquino.

Neuquén > El temido colapso del sistema eléctrico del Alto Valle se produjo ayer, cuando un incendio de pastizales en la localidad de Arroyito provocó un apagón en varias ciudades de Neuquén y Río Negro, a las 18.30, y perduró varias horas.

El incendio produjo una falla de una línea de alta tensión entre Arroyito y Agua del Cajón, lo que a su vez provocó la caída de la línea de 132 kv Gran Neuquén-Arroyito, y desencadenó en la sobrecarga del autotransformador número 2 de Planicie Banderita.

Al salir de servicio esa estación se produjo la sobrecarga de la central Alto Valle, cercana al puente carretero que une Neuquén con Cipolletti. Ello hizo que todo el Alto Valle quedara sin luz.

Pasadas las 18 se produjo el desenganche de la línea de 132kv Arroyito-Agua del Cajón y minutos más tarde sucedió lo mismo con la línea Arroyito-Alto Valle.

«El incendio se produjo debajo de tres líneas que vienen de la central de energía de Arroyito rumbo a Senillosa, lo que produjo que salieran de servicio esas líneas porque el gas hizo que disminuyera la distancia eléctrica entre las líneas, provocando el desperfecto en un arco y las protecciones», informó el subsecretario de Servicios Públicos de Neuquén, Luis Acuña.

El apagón alcanzó al norte de la provincia de Neuquén, e incluyó a esta capital, Plottier, Centenario, Cinco Saltos, Cipolletti, General Roca, Allen y Villa Regina.

A las 21.40 ya se había restablecido la energía en Neuquén capital, en el norte provincial, y en las ciudades rionegrinas.

El incendio de pastizales que causó el apagón no revistió una gran magnitud, aunque la dificultad para los bomberos radicó en la imposibilidad de atacar las llamas con agua. “El problema no fue la dificultad sino tener las líneas cerca”, explicó un integrante de Bomberos.

El apagón provocó innumerables problemas en la región, desde inconvenientes en el tráfico hasta las industrias. Desde una empacadora del Parque Industrial de Neuquén indicaron que el corte generó miles de pesos de pérdidas en salarios de los trabajadores y por la fruta que se debió tirar.

Lo desligan de la crisis

El subsecretario de Servicios Públicos de Neuquén aseguró que el apagón no tiene relación directa con la crisis que atraviesa el sistema eléctrico del Alto Valle tras la salida de servicio de la usina TermoRoca, de Turbine Power, el domingo último.

Según indicó Acuña, pese a la emergencia en que está por estos días el sistema, “aún tenemos un margen relativamente holgado”.

De todas formas, un pico de consumo puede provocar un apagón de similares magnitudes al de ayer, por eso el Comité de Crisis y las provincias de Río Negro y Neuquén estudian cómo bajar el consumo y a quiénes se aplicarán las restricciones eléctricas cuando sea necesario.

Falta de inversiones

La crisis energética regional dejó al desnudo la falta de inversión en redes de transporte eléctrico y las políticas erráticas de la Nación para el sector.

Por reglamentación nacional, las inversiones en este tipo de obras quedan a merced del mercado. Es decir que los generadores y los transportistas de energía deciden cuáles son las inversiones necesarias y cuándo llevarlas a cabo.

Sucede que la tarifa eléctrica en los últimos 10 años no obtuvo grandes variaciones, por lo cual no alienta a los empresarios a invertir en obras importantes.

Una de ellas es el anillado eléctrico entre Choele Choel y Villa Regina, que brindaría una mayor seguridad y confiabilidad al sistema del Alto Valle.

El esquema de subsidios a la electricidad y las tarifas bajas que mantiene el Gobierno Nacional desalentó obras vitales para el sistema, lo cual provoca la sobrecarga de las líneas actuales.

Tal es así, que la caída de la problemática TermoRoca (Ver «Turbine Power…») dejó con baja tensión a la zona de Villa Regina y Roca, y por eso se debe enviar más energía desde Neuquén.

Los técnicos deben manejar con pericia las tensiones de la red y rogar para que las altas temperaturas no disparen los consumos y provoquen apagones como el de ayer.

Comentá la nota