Un incendio de pastos dejó sin luz a la región.

Fue entre Senillosa y Arroyito. 500.000 personas, sin energía.
NEUQUÉN (AN)- Un incendio de pastos entre Senillosa y Arroyito dejó ayer sin luz a cerca de medio millón de personas en la franja de la ruta 22 que va desde Plottier a Villa Regina, Rincón de los Sauces, la zona petrolera del río Colorado y todo el norte neuquino. Lo que provocó la salida de la línea fue el fuego, pero la red está con semejante sobrecarga por el calor, la actividad frutícola y la salida de servicio de la central Turbine Power, que desengancharon otros tendidos de alta tensión y hasta una estación transformadora. Al cierre de esta edición había barrios y hasta ciudades enteras sin luz.

Todas las localidades que abarcó el corte estuvieron por lo menos una hora y media sin luz, en uno de los apagones más grandes de los últimos años.

Los cortes fueron equivalentes a una potencia de 360 megavatios, mucho más de los 270 que se consideraban el miércoles en riesgo por la falta de tensión en la línea de 132 kilovoltios que llega hasta Villa Regina, como consecuencia de la avería de la central térmica ubicada al norte de Roca.

En las ciudades, cuando aún era de día, se vivieron pequeños caos. A las siete de la tarde no funcionaba un solo semáforo.

Ayer fue uno de los días más calurosos del verano. Hacia las diez de la noche se esperaba la mayor demanda del sistema para evaluar los resultados de las maniobras que se habían acordado (darle al tendido 141 kV en el inicio para llegar a la punta con 116 kV), pero el apagón alivió en un instante la carga y ya no fue necesario.

Hoy bajarán las temperaturas y habrá, junto con el fin de semana en que se reducen las demandas, tres días de alivio. El comité de crisis regional tendrá que analizar antes qué medidas se tomarán para que el sistema, que está visto que es tan vulnerable, no colapse, aunque la prestación se tornaba muy precaria anoche.

Todo comenzó a las 17.14. A esa hora se desenganchó la línea que, en 132 kV, lleva energía desde la central Agua del Cajón, en la zona de Senillosa, hasta Arroyito. El presidente del EPEN neuquino, Alejandro Nicola, confirmó que fue como consecuencia del incendio de pastizales.

Los operadores del transporte regional de luz habían decidido elevar la tensión de las líneas de 132 kV en las cabeceras hasta máximos de 141 kV, de manera de llegar con niveles aceptables a la punta, en Villa Regina.

De todos modos, Nicola aseguró que no fue ello lo que provocó el incendio ni la salida de servicio de la línea.

Lo que sí tuvo relación directa con el colapso general fue que el resto de las instalaciones, al no contar con uno de los puntos de abastecimiento, se sobrecargaron y desengancharon en cadena:

*A las 19 salió de servicio la línea de 132 kV entre Arroyito y la estación transformadora Alto Valle, en el extremo este de la ciudad de Neuquén.

*A las 19.07 desenganchó la línea de 132 kV entre Arroyito y la estación transformadora Gran Neuquén (noroeste de la ciudad de Neuquén.

*A la misma hora salió de servicio la estación transformadora Planicie Banderita (al norte del lago Mari Menuco).

Las ciudades que quedaron sin suministro fueron Senillosa, Plottier, Neuquén, Centenario, Vista Alegre, Añelo, El Chañar, Campo Grande, Cordero, Cinco Saltos, Cipolletti, Fernández Oro, Allen, Roca, Huergo, Villa Regina, Rincón de los Sauces y todo el norte neuquino, donde vive más de un millón de personas.

Los problemas que generó la rotura de un álabe de la turbina de la Turbine Power y el incendio de ayer muestran la fragilidad de un sistema diseñado y construido por el Estado nacional en tiempos de Agua y Energía, con muy pocas inversiones posteriores de parte de las provincias, especialmente de Río Negro.

Comentá la nota