Incendio en el hospital Español convulsionó la ciudad.

Ardieron los elementos almacenados en un depósito del cuarto piso y el humo invadió todo el nosocomio. Los pacientes fueron evacuados a la parroquia San José y de allí trasladados al Schestakow y otros centros.
Las sirenas de las ambulancias, de camiones de bomberos y vehículos policiales, movilizados en gran número y a toda velocidad en dirección al sur de nuestra ciudad, sorprendieron a los vecinos y a los automovilistas que pasaban por la zona.

Los primeros informes señalaban que densas columnas de humo salían del cuarto piso del Hospital Español del Sur Mendocino, en avenida El Libertador 999, lo que hizo que en pocos minutos convergieran sobre el lugar los servicios de seguridad. La voz de alerta la había dado el Comando Radioeléctrico de la policía, motivando que se desplazaran vehículos y personal de Bomberos, Motorizada, Infantería, Unidad de Motorizada de Acción Rápida (UMAR), Tránsito, Defensa Civil, y alrededor de 10 ambulancias del sector privado.

Los bomberos desplegaron varias líneas y, al carecer de escaleras de incendios y el hospital de escaleras de emergencia, debieron utilizar las escaleras internas para llegar al cuarto piso donde estaba focalizado el principio de incendio. Al parecer, en ese piso se depositaban colchones, el archivo hospitalario y otros elementos de fácil combustión. Esos materiales fueron presa de las llamas en pocos minutos generando un denso humo que causó serios contratiempos a los bomberos, e hizo el ambiente "por momentos irrespirable", según dijo uno de ellos a nuestro diario.

Mientras esto sucedía dentro del edificio, la policía había cortado el tránsito en las calles adyacentes, y se colocaban cintas en el sector de ingreso al hospital para evitar el paso de toda persona que no estuviera afectada a combatir el incendio o a la evacuación de los enfermos. Estos eran retirados y se los instalaba en la vereda de la avenida El Libertador, para poco después derivarlos a uno de los salones de la parroquia San José, ubicada en las cercanías del nosocomio. Desde ese lugar las ambulancias trasladaron a seis recién nacidos y diez adultos al hospital Schestakow, donde se había preparado camas en distintos pisos para albergarlos. Entre esos enfermos había varios que habían sido intervenidos quirúrgicamente durante la mañana de ayer.

Felizmente, después de casi una hora y media de trabajo, los bomberos lograron sofocar el incendio, y uno de ellos dijo a nuestro diario que "tuvimos que remover los restos y rociarlos, para evitar que se reprodujera el fuego".

Comentá la nota