Un incendio devoró un sector de la aceitera de Catriló

Al cierre de esta edición se desconocía el origen del siniestro. Las llamas destruyeron el área de fraccionamiento y envasado de aceite de mesa. Sólo un operario resultó con heridas leves en una mano.
Un sector completo de la planta de Gente de La Pampa, elaboradora de los productos Lágrimas del Sol, fue consumido ayer por un incendio que comenzó entre las 13 y las 14. La aceitera está ubicada sobre la Ruta Provincial 1, a pocos metros del cruce con la Ruta Nacional 5. Se trata de una de las empresas más importantes de la provincia. Alrededor de cincuenta bomberos, en su mayoría voluntarios, junto a operarios de la firma, trabajaron hasta entrada la noche para evitar que el fuego se reavivara.

La principal tarea de las dotaciones que llegaron primero, una de Catriló, dos de Quemú Quemú y otra de Pellegrini (provincia de Buenos Aires) fue evitar que las llamas se propagaran a la refinería de aceite, pues el fuego estaba generalizado en el galpón y su destrucción era, a esa altura, inevitable. "La idea era impedir que se extendiera hacia el norte, porque esas cisternas tienen miles y miles de litros de aceite ya refinado que se iban a desparramar", explicó Víctor Hugo Corbalán, comandante del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de Catriló, quien coordinó las tareas de las fuerzas vivas en el lugar.

Humareda.

Desde temprano, cuando una gran columna de humo se hizo visible desde todos los puntos del pueblo, varios vecinos se acercaron hasta el alambrado perimetral de la planta para observar lo que ocurría. Poco a poco fueron llegando al lugar el resto de los autobombas: Salliquelló, Lonquimay y Santa Rosa. También llegó personal de Defensa Civil en dos camionetas para brindar apoyo logístico, lo mismo que varios camiones cisterna que abastecieron el agua.

Cuando este diario llegó a la aceitera, sobre las 17, estaban allí el Jefe de la Policía, Ricardo Baudaux; el subjefe, Juan Domingo Pérez; y el titular de la Unidad Regional I, Roberto Ayala. En otro sector, se encontraba además el director de Defensa Civil, Gustavo Romero. "Sólo vinimos a brindar apoyo. Nuestro personal trabajó en apagar unas llamas que tomaron unos pastizales, producto del incendio mayor en la planta", le dijo a LA ARENA.

El origen.

"Respecto al origen del fuego todavía no tenemos una certeza y no la tendremos hasta que no se haga el peritaje correspondiente. La sección fraccionado y envase es la que se quemó. Son muchos metros cuadrados que tenía el galpón y el fuego se generalizó por la combustibilidad de la mercadería que estaba acopiada: bidones de cinco litros, botellas de uno y cajas para acopiar los envases", sostuvo Corbalán.

El tinglado, cerrado con paredes de material, tenía en su interior la maquinaria para el fraccionado y posterior envasado, pero también un entrepiso donde estaban acopiados los envases y las cajas de cartón. El personal logró apagar el fuego luego de una hora y media de trabajo. Desde las 16.30 en adelante, el trabajo se circunscribió a cercar todo el material combustible para impedir que se reavivaran las llamas.

"Había mercadería envasada para llevar en tres camiones hasta Chile. Todo en botellas de un litro", contó un empleado de la firma. El convoy iba a partir hoy rumbo a tierras trasandinas. El cargamento totalizaba unos 70 mil litros de aceite, afirmó.

Barbijos.

El personal, al menos una parte, trabajó con barbijos entre la densa humareda. Poco a poco ayudados con un tractor fueron retirando las chapas del techo, las cuales estaban dobladas por el calor, al igual que las columnas de acero. Sobre las 18, todavía esperaban por una pala mecánica o una retroexcavadora que les ayudara a remover la montaña de material quemado y escombros para terminar las tareas de enfriamiento.

Las personas que habían estado combatiendo el fuego, tanto bomberos como personal de la aceitera, eran fácilmente identificables, pues estaban bañadas en sudor y ennegrecidas por el hollín. Sólo uno de ellos sufrió una quemadura en una mano, según se informó. Las tareas cesaron sobre las 20.30, según informaron anoche desde la aceitera. Al cierre de esta edición, vía telefónica, el propio Corbalán confirmó que la autobomba de Catriló regresó al cuartel pasadas las 21.

Peritajes.

Ayer mismo comenzaron los peritajes preliminares para determinar el origen del fuego. Los mismos continuarán en las próximas horas. Si bien las tareas estarán a cargo del Cuerpo de Bomberos de la UR-I, Corbalán aseguró que una pista a seguir apunta a la quema de residuos en cercanías de la sección de fraccionado. "Cuando llegamos estaba ardiendo una pila de tarimas. A esto hay que sumarle que esa sección no trabajaba ayer, entonces no había personal en el lugar", explicó.

El bombero voluntario recordó que al menos en tres oportunidades tuvieron que intervenir en incendios en la aceitera. Uno de ellos había afectado hace pocos años el mismo sector y se perdió una porción importante de insumos. Pero el más grave ocurrió hace 20 años, cuando estalló una caldera y un operario, de apellido Atum, perdió la vida.

Comentá la nota