Incendio destruyó la fábrica de sodas Cimes y generó temor en Villa Vatteone

La primera dotación de bomberos que llegó se quedó sin agua. Imposible llegar al pozo de la fábrica. Una casa lindera en peligro
Allá por el año 1961, en Florencio Varela, de la mano Alberto Hermida SODA CIMES "LA CHIQUITA" (dice la página de internet de la prestiogiosa firma local) daba sus primeros pasos, con gran sacrificio, voluntad y esfuerzo, haciendo llegar a muchos hogares la soda en sifones de primerisima calidad, que el mismo llenaba y repartía en nobles caballos sin importar las condiciones climáticas, llevando con dignidad el mote de "sodero", y manteniendo su sueño intacto de hacer crecer a su fábrica sin importar las horas que esta le exigía.

Ya en el nuevo milenio, siguiendo la línea de crecimiento, su seguidor Hugo Alberto Hermida, ha implementado una transformación, para convertir SODA CIMES "La Chiquita" en una empresa haciendo que cuente con maquinaria de última generación, capacitación del personal, modernos sistemas de comunicación para poder brindar el óptimo servicio que usted se merece, ampliando su familia de productos a bidones retornables y descartables, gaseosas, soda descartable, agua en pack, entre otros. Y manteniendo como siempre la calidad y pureza de sus productos.

INCENDIO

De lo dicho por La Chiquita, nada quedó desde las 4 de la madrugada de ayer. La zona de 12 de Octubre esquina Chañar, de Villa Vatteone, se vio convulsionada por el incendio de proporciones que afectó al sector de fabricación de los envases de plásticos de La Chiquita. La empresa esta dividida en tres sectores. Fabricación de envases, llenado y depósito. El fuego se desarrolló en el galpón que da a la calle Chañar. Por alli se accedía al sector de fabricación de envases, una moderna planta que había incorporado recientemente una máquina sopladora de plástico, con lo cual se generan las botellas de agua y los sifones. Habia dos. La primera dotación de bomberos que llegó se quedó sin agua a los pocos minutos y no había toma de agua en las cercanías. Los bomberos, como es su costumbre, no dan información sobre su actividad por lo que nada se ha podido conocer de la tarea desarrollada. Sin embargo se supo que debieron pedir ayuda a cuerpos vecinos. El fuego consumió el enorme galpón. Hasta el camión del sodero quedó reducido a chatarra. Tras varias horas de luchar contra el fuego el siniestro fue combatido. Hubo riesgo en una casa lindera por el enorme calor. Una pared quedó casi "doblada" y una casa del fondo también se vio afectada. En el lugar trabajan 40 empleados.

Comentá la nota